No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Águilas y serpientes

Información perversa

A estas alturas del partido, la gente que estamos metida en las redes sociales; y leemos, vemos y oímos a los medios de comunicación; ya sabemos quiénes son de fiar y quiénes no.

Por Rafael Liceaga

A estas alturas del partido, la gente que estamos metida en las redes sociales; y leemos, vemos y oímos a los medios de comunicación; ya sabemos quiénes son de fiar y quiénes no. Quiénes son éticos para dar noticias y quiénes las dan con su sesgo según sus intereses políticos, fanatismos o la paga que les hagan.

Perverso es un adjetivo que se aplica a la persona que obra con maldad o que hace daño con sus acciones voluntarias, disfrutando de ello. Hay mucha perversidad hoy en día y se ve el odio y el agravio en las redes, que se han convertido en un ring despiadado, sin respeto a la dignidad de los demás. Cada cual pone lo que quiere sin pensar a quién puede lastimar. Por eso hay tantos dadores de noticias que acusan a otros de ser perversos, creyéndose los ángeles vengadores, pero cometiendo las mismas faltas de los que acusan. La sociedad deberíamos de hacer algo para bajar el nivel de agresividad al que se ha llegado. La indiferencia para actuar debería de desaparecer.

Las nuevas tecnologías de información han contribuido efectivamente a la inmediatez de la noticia. Son innumerables las situaciones en que las redes sociales se activan de manera positiva. Desgraciadamente son más las ocasiones en que la radio la prensa y la televisión, son utilizadas para agraviar el honor de las personas y su reputación. Así tenemos que, por ejemplo, se habló mucho en la administración pasada de lo “malo” que era la renta de camiones de basura, pero ahora que los detractores ya son gobierno, hacen lo mismo y ya está bien.

El mal uso de las redes ha llevado a la sociedad a niveles de conflicto y confusión nunca vistos. Se han convertido en un espacio para expresar ira, mentiras y calumnias. Lo lamentable es que el manejo de las redes difamadoras es un negocio lucrativo. Las nuevas libertades sirven para nuevas expresiones, pero deben ser asumidas con responsabilidad y respeto por todos. Lamentablemente, irrumpen sin compasión y para mal, sobre todo en los espacios políticos.

Estas herramientas, independientemente de sus bendiciones, también han representado una serie de males que nos hacen añorar la ética y la integridad, debido a la cantidad de usos perversos ideados por personajes maquiavélicos que día a día utilizan el Internet, los medios de comunicación y las redes sociales para generar destrucción, confusión, simulación, dolor y sufrimiento. Existen varios tipos de delincuentes en Internet que intentan sacar todo el partido posible a su acceso a miles de internautas y seguidores.

Hagamos conciencia. De esta forma, contribuiremos a que a las redes sociales les sea dado el uso adecuado que beneficie a nuestras comunidades. Batallemos para evitar el uso perverso que se le viene dando, con imágenes editadas, memes, noticias falsas y mentiras virales. Resulta indispensable que antes de compartir algo o poner “me gusta” en cualquier publicación, verifiquemos la identidad, veracidad y seriedad de quien publica. Cuando publicamos o compartimos basura, solo mostramos ser parte de ella. 

* El autor es asesor administrativo, presidente de Tijuana Opina y coordinador de Tijuana en Movimiento.

Comentarios