Tendencias
Cintilla de tendencias

Cruce fronterizo

Homicidios Tijuana

Impuesto predial

Clima Tijuana

Desaparecidos en Tijuana


Agua Caliente

Helicopterazos

La explicación dada a conocer recientemente sobre el desplome de uno de los helicópteros de la Marina Armada de México, donde viajaba parte del equipo especial que capturó al narcotraficante Rafael Caro Quintero, parece que no es muy convincente.

Por Agua Caliente

La explicación dada a conocer recientemente sobre el desplome de uno de los helicópteros de la Marina Armada de México, donde viajaba parte del equipo especial que capturó al narcotraficante Rafael Caro Quintero, parece que no es muy convincente.

Al argumentar la Fiscalía General de la República (FGR), a cargo del fiscal Alejandro Gertz Manero, que el costoso aparato utilizado por las fuerzas de asalto simplemente se quedó sin combustible en el aire, suena irrisorio. Simplemente parece una salida fácil para quitarse de encima las sospechas de que el helicóptero se desplomó por algún ataque del crimen organizado que tiene sentados sus reales en el estado de Sinaloa.

Hay quienes consideran increíble que para un operativo que debe haber sido planeado al detalle desde las altas esferas de la Secretaría de Marina, de una manera minuciosa, se les haya olvidado llenar el tanque de combustible.

Otro detalle que dicen no debe pasar desapercibido, es que esos aparatos tienen sistemas para alertar a los pilotos sobre cualquier desperfecto o anomalía. Así que concediendo el beneficio de la duda, el piloto se habría dado cuenta de la falta de combustible y realizado un aterrizaje de emergencia. No es como un vehículo terrestre, que se queda parado y ya.

Por cierto, ayer por la mañana se desplomó otro helicóptero de la Marina Armada de México en el estado de Tabasco, con saldo de tres muertos y dos heridos.

Los videos publicados en redes sociales muestran cómo repentinamente el aparato empieza a girar en picada. Ojalá no haya sido por falta de combustible.

EL HORARIO Y LA SALUD

La eliminación del horario de verano en gran parte de México ha causado controversia,

no porque sea derogada esa disposición, sino por los argumentos del Gobierno Federal que, incluso en boca del secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, señalan que se debe usar “la hora de Dios”. Y es que tras 25 años de aplicarse esa medida en todo el país, con la que supuestamente se ahorraron millones y millones de pesos en consumo de energía eléctrica, ahora resulta que “cambiar la hora” es dañino para la salud porque puede causar hasta infartos. Lo curioso es que los legisladores y promotores del cambio de horario no se preocuparon por

Baja California, donde desde hace décadas se aplica esta disposición, porque si es tan dañino como argumentan deberían haber agarrado parejo para usar también “la hora de Dios”. Pero no, la eliminación del horario de verano será para el resto del país y Baja California seguirá como desde hace décadas, con su cambio de horario que es inocuo en la salud de sus habitantes.

LE ECHAN CON TODO

Aunque ya no es novedad que las regidoras de oposición del Cabildo de Rosarito le “den hasta con la cubeta” a la alcaldesa Araceli Brown

Figueredo, en las sesiones de Cabildo con los temas espinosos, sobre todo aquellos que tienen que ver con el manejo de los recursos públicos, el pleito ahora se centró en la organización de un baile popular que se celebrará el próximo 8 de octubre, muy cerca de Palacio Municipal.

El evento ya estaba siendo promocionado y todavía no se aprobaba el recurso para su realización, que no se sabe cuánto costará, pues la partida que se aprobó por mayoría fue por 500 mil pesos y no se especifica si solo será para este evento, pues la partida solo dice “Bailes”.

Las ediles de oposición, argumentaron durante la sesión de Cabildo que había muchas necesidades en el municipio y que esos recursos, podrían utilizarse en algo de mayor provecho para la población, pero la Alcaldesa reviró diciendo que era un derecho humano el bailar, cantar y divertirse.

Los ánimos se caldearon particularmente con la regidora del PES, Dalia

Salazar, pues fue quien más le puso migajón a su bolillo, algo que molestó a Brown Figueredo, quien no desperdició la oportunidad de acusarla por faltarle al respeto.

Así las cosas, se prevé que las sesiones del Cabildo de Rosarito cada vez sean más ríspidas, pues una cosa ha quedado clara, es que difícilmente habrá puntos de conciliación, aunque en realidad el partido en el poder no necesita de los votos contrarios para tomar decisiones.

Comentarios