No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¿Funcionan las promociones?

¿Se acuerda ud. de los pepsilindros? por allá de 1990, hace 30 años ¡OMG! esa y los tazos que los lanzó Sabritas eran las promociones más exitosas, haciendo un análisis de la evolución de las promociones podemos tener una idea de lo que sucederá en el futuro, aquí mi análisis.

Por Marcela Mexía

¿Se acuerda ud. de los pepsilindros? por allá de 1990, hace 30 años ¡OMG! esa y los tazos que los lanzó Sabritas eran las promociones más exitosas, haciendo un análisis de la evolución de las promociones podemos tener una idea de lo que sucederá en el futuro, aquí mi análisis.

En los 90s era el boom de las promociones, las mecánicas eran muy parecidas, juntabas tapas de refresco, o recortabas puntos y por una cantidad extra de dinero te llevabas el promocional. En realidad te lo vendían, más bien el juntar puntos (en cualquiera de sus modalidades) lo que te daba derecho era literal a comprar, nada más que disfrazado de promoción. La marca no solo hacía las promociones autosustentables, sino que además le quedaba utilidad.

Pronto el consumidor empezó a “sospechar” y después relanzaban estas promociones y no daban resultado, el pensamiento colectivo era “¿por qué tengo que juntar puntos si de todas formas me lo vas a vender?”, y entonces la segunda parte de la promoción no era tan exitosa como la primera, empezaron a intercambiar solo por dinero, pero eventualmente solo a regalar.

Lo que siguió fue la disyuntiva “si me vas a regalar algo ¿por qué me condicionas? ¿por qué tengo que hacerle publicidad a tu marca, si me quieres premiar hazlo sin logo” y ahí las marcas empezaron a tragar gordo, o sea…¿cómo? ¿regalar algo sin marca? ¿y el negocio? ¿y el branding? y pues tuvieron que procesar el nuevo comportamiento del consumidor, eso pasó alrededor del 2005.

Hubo marcas que se enfocaron en obsequiar experiencias, todo esto cuando empezó (en México) el boom de las redes sociales, todo era nuevo pero había quien ya medio le entendía, entonces el call to action era “comparte en redes sociales” ¡las marcas empezaban a aparecer de nuevo!

¿Y qué cree que pasó? empezaron a regalar artículos promocionales pero el consumidor estaba tan acostumbrado a que le dieran cualquier cosa, sin puntos, sin dinero, sin marca que ahora era más selectivo “no me regales algo que no necesito” y ahí tiene a las marcas con cara del gatito de Shrek recibiendo un “no gracias”.

Hay que entender al consumidor, estudiar su comportamiento, ver su evolución, ahora aunque el tema precio es sensible, lo que el consumidor está demandando es calidad en el producto y en el servicio “no me pongas oferta, hazlo bien solamente” ¿le suena conocido? ¡así actuamos nosotros!

Por último ¿qué sigue? ¿qué es lo que yo estoy observando? analizando lo anterior concluyo: Estamos frente a un consumidor que no quiere regalos si no los necesita, no quiere promociones, quiere el precio bajo de una buena vez; quiere calidad en el servicio, que el producto esté disponible siempre, nada de que fuera de stock; una de la formas en la que las grandes marcas -de autoservicios- está resolviendo la situación es impulsando las marcas propias, ud. ya sabe qué marca es de cada súper y la calidad es aceptable a alta...bueno pues ahí tiene la respuesta, el mercado de consumo va que vuela hacia las marcas propias, ¿qué podemos hacer? si ud. tiene marca busque el mercado de maquila y pelee por un co-branding, pero por favor ¡deje de hacer estrategias obsoletas! hay que tener un ojo al gato y otro al garabato. Gracias por leer, búsqueme en mis redes sociales y conversemos.

Comentarios