No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Lex Tributum

Fiscalizacion sobre operaciones simuladas

Evitar los impuestos es el único esfuerzo intelectual que tiene recompensa. John Maynard Keynes

Por Jorge Pickett Corona

Evitar los impuestos es el único esfuerzo intelectual que tiene recompensa. John Maynard Keynes

Con el objetivo de propiciar un mayor cumplimiento voluntario de los contribuyentes, en lo que se refiere al pago de impuestos, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) prevé el llevar acabo auditorías en contra de empresas que emitan o hagan uso de facturas falsas con el fin de evadir su obligación tributaria.

Así las cosas, este tipo de empresas están en el ojo del huracán de la Secretaría de Hacienda ante la gran cantidad de operaciones simuladas para deducir y acreditar impuestos que también repercuten en las utilidades de los trabajadores.

Desde 2015, las auditorías que realiza el Servicio de Administración Tributaria (SAT) se han focalizado en dos temas: la emisión de facturas apócrifas y el combate a las operaciones simuladas, aseguró Alejandra Cañizares, administradora central de Estudios Tributarios y Aduanero.

Margarita Ríos-Farjat, jefa del SAT, comentó recientemente que más de ocho mil empresas realizan operaciones simuladas a través de millones de facturas apócrifas que representan operaciones por 1.6 billones de pesos, lo que ha provocado un daño fiscal de 354 mil millones de pesos.

En ese orden de ideas, por este motivo SAT advirtió que a partir de agosto enviará una notificación al buzón tributario de los contribuyentes que compraron alguna factura electrónica para reducir el pago de impuestos y que no atendieron la carta-invitación que se les envió para corregir su situación, esto de igual forma con el objetivo de propiciar un mayor cumplimiento voluntario de los contribuyentes en lo que se refiere al pago de impuestos.

Los mensajes enviados en agosto de este año, se enfocaron a quienes por error compraron una factura electrónica amparando una operación simulada, a fin de que se acerquen a las oficinas del SAT para pedir ayuda, luego de que el fisco cruzara la información correspondiente que diera pie al listado de aquellos contribuyentes que compraron o vendieron una factura “fantasma”.

Se estima que la mayor cantidad de facturas se compran en Ciudad de México, Guadalajara y hasta Oaxaca y ahí se han señalado los principales centros de venta de facturas reales para la realización de operaciones simuladas.

Tras la modificación al Código Fiscal de la Federación, que sanciona con tres a seis años de cárcel a quienes emitieron o compraron una factura para evadir el pago de impuesto, lo cual puso de manera inicial en la mira del SAT a más de ocho mil contribuyentes denominados Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas (EFOS), que comercializaron esos comprobantes.

Cabe resaltar que es claro que la Unidad de Inteligencia Financiera tiene mucha tarea para dar con los empresarios que se constituyen como empresa con la finalidad de emitir facturas que simulen operaciones, aunadas a las famosas Outsourcing que también realizan cientos de operaciones simuladas hasta llegar al fraude fiscal, pues ellos mismos se deducen y se acreditan y evitan pagar el impuesto sobre la renta, se acreditan el IVA y para colmo al final le pegan al PTU que es de los trabajadores.

Entre las activases que pretende llevar acabo el SAT para aumentar su recaudación están las auditorías, el envío de correos, requerimientos y cartas invitación, así como mensajes en buzón tributario y cancelación de sellos digitales.

*El autor es abogado fiscalista.

Comentarios