No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

Fascismo

Nuevamente, nuestros flamantes diputados (sobre todos los emanados de Morena), nos tienen otro regalo, no les ha bastado con aprovecharse de la pandemia para aprobar una serie de nuevos impuestos con la excusa de la emergencia sanitaria.

Por Alfredo Alvarez

Nuevamente, nuestros flamantes diputados (sobre todos los emanados de Morena), nos tienen otro regalo, no les ha bastado con aprovecharse de la pandemia para aprobar una serie de nuevos impuestos con la excusa de la emergencia sanitaria; ahora tratan de empujar una reforma a la ley de educación que ha levantado la alerta en la mayoría de escuelas particulares y con algunos docentes.

Desde hace alguna semanas en Puebla, el Gobernador Miguel Barbosa Huerta, presentó una iniciativa (ya aprobada) para reformar la Ley General de Educación que entre otras cosas establece en su artículo 105 que “los muebles e inmuebles destinados a la educación impartida por las autoridades educativas estatal y municipales y por los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios en el estado de Puebla, así como los servicios e instalaciones necesarios para proporcionar educación, forman parte del Sistema Educativo Estatal’’.

Esto se ha interpretado como que todos los bienes de las escuelas particulares pasarán a manos del estado, lo que ha generado una escalada de rechazos en aquella entidad; en Baja California, nuestros Diputados también han propuesto una reforma a la Ley estatal de educación que también tiene verdaderas joyas que ponen en alerta la forma en cómo se educarán a nuestros jóvenes.

Uno de los principales cambios que se proponen es que se prohibirían libros ajenos a los públicos en escuelas particulares; que se tendrán qué pintar planteles de color “oficial” y los planteles serán “parte del sistema educativo”; más allá de que la parte de adjudicarse los planteles –cosa que desde ya se mira anticonstitucional-, preocupa también que ahora los niños sólo podrán ser educados con los libros de texto “oficiales”.

En un estado libre y democrático, es preocupante que los legisladores –quienes han demostrado saber poco de casi todo- ahora busquen eliminar la libertad educativa en el país, donde sea solo el Estado quien apruebe el contenido del material con el que se impartirán clases, esto pareciera estar sacado de libros de ciencia ficción, donde el adoctrinamiento controlado es la única manera de formación para los seres humanos.

Todavía es más grave que reformas similares se han impulsado en la mayoría de los estados donde Morena mantiene una hegemonía como en BC y Puebla, prohibir los libros adicionales en las escuelas particulares es peligroso, no han sido pocas las ocasiones en las que se ha criticado el nivel de educación y el contenido que se maneja en los libros de texto gratuito, ahora, al saber que podría ser la única fuente de educación para los menores, advierte un escenario nada favorable para el futuro del país.

Estas acciones son un símbolo claro de fascismo, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, el fascismo es: “una actitud autoritaria y antidemocrática”, lo que encuadra perfectamente con ésta situación, puesto que los señores diputados en ningún momento han demostrado que sea lo mejor que el Estado se apropie de todos los bienes de las instituciones privadas de educación y mucho menos el por qué se prohibirá la educación a través de otros materiales que no sean los “oficiales”.

Indudablemente se viene una fuerte lucha, entre los profesores, instituciones privadas de educación y otros sectores como el empresarial, así como organismos civiles, quienes de entrada ya han formado un frente opositor a la denominada “Ley Barbosa” aprobada el Puebla. En Baja California se gestan acciones similares que buscarán echar para atrás dicha propuesta.

Para quienes aún han salido a defender este disparate existe una pregunta muy razonable que deberían hacerse. Hoy tratan de apropiarse de escuelas privadas e imponer un solo tipo de educación, ¿qué pensarían si el estado propone apropiarse de los negocios privados y dictar que sólo existe una sola forma de generar riqueza en el país y sea sólo a través del estado?

Es más, qué sucederá si todos nuestros niños son educados únicamente con libros de texto deficientes y que muy seguramente estén enfocados únicamente a una doctrina que apruebe el propio gobierno, tal parece que más que fascismo, comienza a gestarse la implementación del denominado “Gran Hermano” que advirtió George Orwell.         

*El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico, además dirige la página www.alfredoalvarez.mx.

Comentarios