No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Ecoanálisis

Estadísticas

Una vez más los números hablan. Resulta que después que el Mundo vio las escenas de la ya histórica “Batalla de Culiacán”, ante la sacudida que sufrió el Gobierno Federal tanto interno como del extranjero, éste reacciona para defenderse y señalar a otros culpables pero no acepta ser uno de ellos, y el principal.

Por Alberto Tapia

Una vez más los números hablan. Resulta que después que el Mundo vio las escenas de la ya histórica “Batalla de Culiacán”, ante la sacudida que sufrió el Gobierno Federal tanto interno como del extranjero, éste reacciona para defenderse y señalar a otros culpables pero no acepta ser uno de ellos, y el principal. México pide desesperadamente a los EUA detener el tráfico de armas porque no admite que ha sido incapaz de frenarlo en las aduanas mexicanas. Y todos sabemos el porqué: la corrupción que impera en esos puestos federales.
La escena de un camión de volteo con una ametralladora Barret encima, aterroriza, ¡ni la autoridad la tenía! Los delincuentes que tomaron Culiacán eran cientos en por lo menos 80 vehículos propios y, hasta ahora, el gobierno no ha sido capaz de dar con ellos. Tanto carro no puede esfumarse ni esconderse con facilidad, pero son invisibles ante los ojos de la autoridad. En los EUA desde hace tiempo se ha restringido no sólo la venta de armas en tiendas de sus ciudades fronterizas, sino también la de cartuchos y no me refiero a aquellos exclusivos para las fuerzas armadas sino hasta los de uso deportivo.
Sabemos desde ahora que la estrategia llamada FROZEN (congelado) que paraliza cualquier movimiento de armas y cartuchos de cualquier tipo en los estados fronterizos americanos no detendrá el flujo de entrada de armas a México, sencillamente porque se dejan pasar. Por el contrario, México responde no contra la delincuencia sino contra los deportistas armados visitantes, el llamado turismo cinegético. Antes podían traer consigo 200 tiros de sus dos escopetas permitidas. Ahora sólo les dejan traer 200 tiros ¡para toda la temporada!, que en la caza de la paloma, se consumen en un fin de semana. Resultado: caída de este turismo tan especial, que es el único que visitaba el Valle de Mexicali en otoño-invierno. ¡Ha!, y los extranjeros no pueden comprar legalmente cartuchos en México.
El miércoles pasado, el columnista de este diario Sergio Sarmiento citaba al Wall Street Journal que publicó que México tiene, a partir de 1972 (Ley Federal de Armas de Fuego) una de las legislaciones más estrictas. Y añado como consecuencia de la Matanza de Tlaltelolco de 1968. Dice que solamente uno de cada cien mexicanos tenemos licencia para poseer arma en el domicilio, como lo garantiza nuestra Constitución. Añado que esas armas registradas todas son deportivas, no las que entran ilegalmente para abastecer al crimen organizado. Y desde 1972, los homicidios dolosos se duplicaron.
Aquí, en 2018 se registraron 29 homicidios dolosos por cada cien mil habitantes. En los EUA solamente cinco y ellos tienen diez veces más armas que nosotros. Por lo pronto el nuevo programa FROZEN hará más lentos los cruces fronterizos y se seguirá culpando a las armas de la inseguridad que padecemos sin querer reconocer que las verdaderas causas de este mal es la impunidad que genera la corrupción.

*- El autor es investigador ambiental independiente.

Comentarios