No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Águilas y serpientes

Entre más irresponsables, menos camas y más muertes

La pandemia del Covid-19 está causando muertes, atacando la economía, la paz y la tranquilidad de la gente.

Por Rafael Liceaga

La pandemia del Covid-19 está causando muertes, atacando la economía, la paz y la tranquilidad de la gente. Todo el mundo está en cuarentena oficial. Las empresas tienen problemas para seguir en activo, y las familias luchan por mantenerse a flote, económica y anímicamente.

El Ser Humano, hoy, está bajo presión. La gente está sufriendo por el miedo y la enfermedad. Estamos en guerra con un virus, pero pareciera que, a algunos, eso los tiene sin cuidado. Y esos, son unos de nuestros principales problemas ahora. Cómo hacerlos responsables, para que no se enfermen; pero principalmente, para que no hagan daño a los demás.

Ahora más que nunca, necesitamos solidaridad, esperanza y voluntad; personal, social y política, para superar esta crisis unidos. Sabemos que hay gente que irremediablemente se tiene que exponer porque no le queda de otra. A esta, se le comprende. Pero hay mucha gente insensible, irresponsable e indiferente, que no hace nada para entrar a la lucha de todos. De hecho, ahora ya el problema no son solo los incrédulos; sino ya se vienen los remedios, y otro tipo de seres perversos están surgiendo, atacando ahora a las vacunas. En concreto, y sumando para mal, la completa desinformación que reparten y comparten muchos, alguien quiere que estemos confundidos y varios les siguen el juego. Mucha maldad que no merecemos.

Esta crisis debe de ser un punto de inflexión frente a emergencias sanitarias en el futuro. No podemos fallarnos, no podemos fallarle a la sociedad. Sólo se puede confrontar a la pandemia si estamos unidos en un propósito común, que, por supuesto no solo es la responsabilidad individual sino la responsabilidad social, comunitaria.

La responsabilidad individual nos protegerá del coronavirus y evitará el aumento de los contagios. No podemos agregar a la pandemia, el miedo y la desinformación que nos mandan los malévolos desde el anonimato. La mayoría de los ciudadanos somos responsables, nos estamos comportando de manera cívica y humana. Hemos aguantado estoicamente el confinamiento más duro. Los gobiernos y las organizaciones mediáticas deben de estar a la altura de lo que se les exige. Sólo venceremos a la pandemia si estamos en la misma sintonía ciudadanos y gobierno. El virus nos ha recordado que somos iguales ricos y pobres, poderosos y humildes. Entre más responsables, menos camas se necesitarán. Entre menos responsables, más muertes.

Estamos ante la tragedia que más víctimas mortales ha dejado en nuestro país en la historia moderna. Todo por la capacidad destructora del virus, pero también por falta de experiencia y capacidad de los gobiernos, y la relajación de las personas en su autocuidado.

La responsabilidad, pues, es tomar bien las decisiones: No salir, qué hacer y a quién ver, como decisiones de vida o muerte, porque lo son. No solo es nuestra vida. La elección puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de alguien cercano a nosotros o de un desconocido. ¡Vida o muerte! Te puedes reír o tomar consciencia.

*El autor es consultor en participación ciudadana, desarrollo social y cultura de la legalidad.

Comentarios