No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Bacatete

Entre la pandemia, la recesión y falta de rumbo

Estamos en momentos sumamente difíciles, no únicamente para el país, sino para todo el mundo.

Por José Luis Contreras

Estamos en momentos sumamente difíciles, no únicamente para el país, sino para todo el mundo. La pandemia del Covid 19 y la crisis económica, se hacen presente y aunque esta situación similar la habíamos vivido hace aproximadamente doce años con el H1N1 y la gran crisis financiera, aquella no fue tan grave, como parece ser el presente binomio.

Pero lo que está sucediendo en el escenario no fuera tan riesgoso y preocupante, si en México tuviéramos una claridad de las acciones que debemos de tomar y esta crisis la enfrentáramos con un programa contra cíclico, como se está haciendo en el tema de salud ante la pandemia del Covid 19. Pero la presencia de este binomio (pandemia y crisis) hace la tormenta perfecta y nos sorprende naufragando sin rumbo y brújula.

Viene este comentario a propósito de la decisión de dar reversa al proyecto de Constellation Brands, una inversión importante en el estado que generaría, de darse, una serie de beneficios a la economía de la región, en momentos de que lo que requiere el país y el estado es inversión productiva que genere empleos y dé fortaleza a las cadenas productivas.

La decisión del gobierno federal de cancelar el proyecto basándose en los resultados de una consulta ciudadana manejada a modo, porque desconocemos las reglas de operación y el árbitro de la misma, con la participación de 5 por ciento de un padrón de ciudadanos con derecho a opinar, resulta una vacilada y un acto irresponsable de gobierno. No hay criterios técnicos ni económicos que avalen dicha decisión.

Se han manejado argumentos que poco convencen y para poner este elemento en perspectiva sirve la siguiente información:

El agua que demanda para su total operación la planta cervecera en el Valle de Mexicali es de 7 millones de metros cúbicos, los que representa apenas el 0.5 por ciento (es decir medio punto porcentual) del total de agua autorizada para el pasado Ciclo Agrícola a los usuarios del Distrito 14 en el Valle de Mexicali que es de 1,650 millones de metros cúbicos. Desagregando este volumen de agua por cultivo, tenemos que para algodón se asignaron 292 millones de metros cúbicos, trigo 302 millones de metros cúbicos y alfalfa 722 millones de metros cúbicos.

Estos datos nos reflejan que la cervecera no compite con los patrones de cultivo del valle, ya que el agua que demandaría, pudo mermar el 2% de la superficie del trigo, o 2% de la superficie algodón o el 1% de la superficie de alfalfa.

Pero en cambio dar reversa al proyecto implica que se queden en el abandono más de 900 millones de dólares que ya están invertidos en la nueva planta de los 1470 millones de la inversión total proyectada y se pierda la oportunidad de generar los siguientes beneficios de acuerdo a estudios del Colegio de la Frontera Norte.

La operación de la planta generaría un valor total de 617 millones de dólares al año, creando un total de 3,798 puestos de trabajo directos e indirectos, lo que representaría una derrama salarial de 36.5 millones de dólares anuales y generando una suma de impuestos de 4.7 millones de dólares anuales. Esto es en cuanto a impactos económicos locales.

Adicionalmente, maneja el trabajo del Colegio de la Frontera Norte, se generaría un demanda agregada que beneficiaría a otras regiones del país, que ascendería a 230.4 millones de dólares anuales, generando 3,291 puestos de trabajo directos e indirectos que representarían un ingreso a las familias de 25.9 millones de dólares anuales y una suma de impuestos de 2.3 millones de dólares.

En momentos donde la situación se torna crítica es importante la solidez y credibilidad de las instancias de gobierno, la decisión de rechazar la inversión en esta empresa rompe con uno de los acuerdos del Tratado Comercial y resta credibilidad al país. No podemos ser rehenes de la improvisación y acuerdos políticos que afecten la buena marcha de la nación.


* El autor es economista de profesión, fue presidente del Colegio Estatal de Economistas y vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas.

Comentarios