No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas El arte de la guerra

El violador eres tú

“La culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía”
Las Tesis

Abril Pérez lo había dejado muy claro a su familia, amigos y al juez: temía por su vida. Hace unos meses, su marido la había atacado con un bat fracturándole el cráneo. El mismo fue procesado por tentativa de feminicidio y consecuentemente encarcelado.


Pero bajo el argumento de que el ataque ocurrió mientras ella dormía, el juez cambio el caso a violencia doméstica agravada, dejando al acusado en libertad.


El 25 de noviembre, mismo día que la ONU estableció “el programa para la eliminación de violencia de género”, Abril fue asesinada por sicarios profesionales.


Después de 11 días desaparecida, Rubí Esmeralda López fue encontrada muerta encajuelada en su auto aquí en la ciudad de Tijuana.


Abril y Esmeralda desafortunadamente son víctimas adicionales en un país donde nueve mujeres son asesinadas diariamente, y donde en el 44% de los casos los victimarios son sus parejas.


El feminicidio es un crimen de odio contra una mujer por el hecho de serlo, acompañado por acciones de extrema violencia y deshumanización. Es el asesinato de una mujer por un hombre por machismo y misoginia.


Mujeres con los ojos vendados y formadas en filas dan pasos firmes y corean con voz fuerte una canción  de lucha, una letra en común de una experiencia compartida para aliviar, denunciar, y concientizar sobre ese dolor generalizado que es la violencia de genero.


Con los ojos vendados con el objetivo de señalar a todos, porque todos somos responsables por omisión o comisión, de la violencia de genero.


Se trata del performance “un violador en tu camino”, que realizó el colectivo Las Tesis en Chile y el cual se ha replicado en varias ciudades del mundo como un himno de la lucha feminista.


En Plaza Italia, el centro de las protestas que sacuden a Chile, y en varios puntos de la ciudad sudamericana, cientos de mujeres con los ojos vendados coreaban a gritos un himno que está dando la vuelta al mundo.


Del otro lado del Atlántico, a más de 10,000 kilómetros distancia, otro grupo de mujeres representaba la misma coreografía frente a la Torre Eiffel de Paris, esta vez en Francés.


Esta convocatoria llegó a Mexico reuniendo el sábado pasado a miles de mujeres en la Ciudad de Mexico y otros estados.


¿Qué es lo que está sucediendo para que unos cuantos días se virilicen estas protestas?

Pasa que no las hemos visto ni escuchado. Pasa que como sociedad vemos con horror lo que sucede, pero no hacemos nada.


Necesitamos actuar más que la simple empatía por lo que les sucede, porque la mayoría tenemos una víctima cercana.


La violencia de género es una de las grandes agravantes de la violencia intrafamiliar, y está directamente relacionada al rompimiento del tejido social, esa ruptura que tiene a nuestro país convertido en una fábrica de delincuentes, en conjunto con las adicciones.


Desafortunadamente, no existen diagnósticos ni verdaderos programas de prevención al problema, donde el enfoque no sea solo la víctima, sino el potencial victimario.


Esto no es solo un tema de justicia, sino de desarrollo social y salud.


En el inter, la esperanza tiene cara de mujer.
 

Comentarios