No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

El peor Congreso en la historia de BC

Hace menos de un año, los bajacalifornianos agradecíamos que estábamos despidiendo a la peor Legislatura que habíamos tenido.

Por Alfredo Alvarez

Hace menos de un año, los bajacalifornianos agradecíamos que estábamos despidiendo a la peor Legislatura que habíamos tenido, llena de Diputados cobardes que legislaban barbaridades en lo oscurito con la ayuda de policías, políticos que de inmediato se escondían sin dar explicación del porqué aprobaron temas tan polémicos como la Ley del Agua o la ampliación del periodo de la gubernatura. La mayoría, hasta el día de hoy, siguen sin aparecer públicamente.

Incrédulos, pensábamos que se estaban yendo los peores políticos que se habían sentado en las curules de nuestro Congreso, al menos algunos, pues otros lograron reelegirse; ¡qué equivocados estábamos!

Comenzó la XXIII Legislatura, las expectativas eran altas, muchos creyeron que los nuevos diputados tenían impregnada la cuarta transformación en su ADN político, sin embargo la decepción empezó muy temprano, llegó el momento de aprobar el presupuesto, diputados como Montserrat Caballero salieron a decir barbaridades como que los impuestos no impactarán a la población ¿nos creerán estúpidos?

Pero esto no acabó ahí, Morena ha lanzado intentonas como una nueva ley del agua que de momento no han aprobado; o una ley del transporte, que ha provocado el reclamo de concesionarios que incluso son aliados de la misma cuarta transformación.

Sin embargo, la gran decepción se ha visto durante la actual pandemia, tal parece que los señores diputados no conocen la realidad de la situación que viven todos los bajacalifornianos, hoy por hoy, no hay quien se despierte con gran incertidumbre, entre jugarse la vida contra el Coronavirus o morir de hambre por la crisis económica que implica el no salir a trabajar ni generar dinero para subsistir.

 ¿Y qué han hecho los flamantes diputados durante esta pandemia?, aplicaron una serie de nuevos impuestos, como por ejemplo, esconder el gravamen a la gasolina, imponiendo un cobro a las estaciones de gas y gasolineras ¿quienes creen que vamos a pagar esos cobros? Dudo que los empresarios absorban el costo. Vale la pena recordar también que es el segundo impuesto que impactará en el costo de la gasolina en menos de seis meses. ¡Ni Peña Nieto fue tan inhumano!

Incluso hasta el reparto de comida a domicilio querían imponerle un nuevo impuesto, tema que quitaron de la mesa luego de ver todo el descontento social que se generó ante la intentona de diputados como la coordinadora de Morena Monserrat Caballero, que se atrevió a decir que era "Fake News", esto a pesar de que los medios teníamos en nuestras manos el dictamen donde claramente se establecía este impuesto a quienes reparten comida a domicilio.

Tampoco, durante la pandemia, hemos visto ninguna acción personal de diputados para solidarizarse con la mitigación de los efectos socioeconómicos que trae la pandemia, ganan decenas de miles de pesos y algunos ni siquiera asisten a las sesiones virtuales que hace el Congreso, pero a ellos no les interesamos.

Pero, la cereza en el pastel fue la forma tan desfachatada en cómo trataron de aprobar que ellos mismos puedan reelegirse en los siguientes periodos sin la necesidad de pedir licencia y con completo goce de salario y prerrogativas ¿cómo asegurar que no usarán todo ese dinero público para sus campañas? Es una clara ventaja ante sus competidores. Por fortuna este asunto se quedó en puntos suspensivos en la Legislatura, luego del amplio reclamo social que hubo. Pero aún no ha quedado totalmente descartado.

Ni en los peores momentos donde el PRI o el PAN tuvieron una hegemonía política se vieron tales barbaridades, buscando crear mecanismos a modo para eternizarse en el poder. ¡La reelección sin licencia es una sinvergüenzada!

Pero, el cinismo no termina ahí, al menos los anteriores diputados escondían la cara, dejando de manera implícita que estaban tan avergonzados que no se atrevían a salir a explicar sus canalladas, al menos así dejaban ver que aun les sobraba pena y una pizca de decencia.

Hoy la cosa es diferente, el cinismo ha llenado las venas de los actuales diputados, abusando seguramente de la confianza ciega que le tiene el elector a López Obrador, creyendo que la tolerancia de los mexicanos es eterna.

Claro ejemplo es la coordinadora de la bancada de Morena, Montserrat Caballero, quien en su pico máximo del cinismo sale a decir que todas las medidas aprobadas por el Congreso local son "viendo por los que menos tienen", por el "ciudadano desprotegido". ¡Hazme el fabrón cavor!

Si este no es el peor Congreso que ha tenido Baja California, no sé que tan bajo han llegado a caer otros diputados con su cinismo. Doy Fe.

*- El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico, además dirige la página www.alfredoalvarez.mx.

Comentarios