No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De historia y algo más

El libro de los porqués

Todas las preguntas contenidas en El libro de los porqués las formularon niños de todo el mundo, que dirigieron sus cuestiones a la columna ¿How Come? del Newsday’s, periódico de Long Island, Nueva York.

Por Jaime Navarro

Todas las preguntas contenidas en El libro de los porqués las formularon niños de todo el mundo, que dirigieron sus cuestiones a la columna ¿How Come? del Newsday’s, periódico de Long Island, Nueva York. Dicha columna se empezó a publicar en 1897 a cargo de Kathy Wollard y poco a poco fue ampliando su área de distribución hasta conseguir llegar a todo el mundo. En 1993 se publicó el primer libro recopilatorio y las preguntas y respuestas están agrupadas básicamente sobre, la turbulenta Tierra, el safari y el cuerpo humano. Con respuestas sencillas y amenas y salpicadas de datos científicos el lenguaje y su lectura son agradables y adecuada para niños y adultos que se sientan azuzados por la curiosidad. En él se da respuesta a cuestiones tales como: ¿el aire pesa? ¿Cómo se formaron los desiertos? ¿Cómo se origina la niebla? ¿Por qué comen lana las polillas? ¿Por qué tienen las orejas tan grandes los elefantes? ¿Cómo ronronean los gatos? ¿Por qué sangra la nariz? ¿Por qué nos salen verrugas? ¿Por qué nos alivia la comezón si nos rascarnos? Por qué las jirafas tienen el cuello largo? ¿Cuál es la causa del hipo? ¿Cómo hacen la miel las abejas? ¿Por qué encanece el pelo? ¿Cómo se fabrica el chocolate? ¿Por qué brillan las luciérnagas? ¿Por qué nos silban los oídos? ¿Cómo se forman las piedras preciosas y de dónde procede su color? Las más interesantes preguntas -esas que todos nos hemos hecho alguna vez- sobre el mundo, sus pobladores y la manera en que éstos lo modifican, encuentran en este fascinante libro respuestas rigurosas, sencillas y amenas. Recientemente apareció la segunda parte de ese libro y todas las preguntas que contiene las formularon niños de todo el mundo por correo o e-mail a la columna ¿How Come?, y todas ellas contribuyeron a esta segunda parte, en donde se cubre un amplio espectro de cuestiones científicas sobre el mundo animal, incluido, por supuesto, el hombre, junto con las construcciones y artefactos que componen el mundo. Sería interesante que en México se recabara a través del correo electrónico respuestas a preguntas como: ¿Por qué no se pueden despedir a los trabajadores sindicalizados incompetentes y corruptos?, ¿Por qué no se puede investigar a gobernadores, alcaldes, funcionarios, senadores o diputados en funciones cuando hay indicios de abuso de autoridad o corrupción y solo lo hacen cuando ya terminan su período? ¿Por qué para aspirar a ser diputado no se les exige una carrera universitaria terminada? ¿Por qué Derechos Humanos defiende a los manifestantes, ladrones y saqueadores como si fueran sus hijos? ¿Por qué los regidores y diputados tienen recursos para hacer labor social sin estar facultados para ello? ¿Por qué a los líderes sindicales se les permite hacer tantas tropelías en contra de sus sindicalizados? ¿Por qué no hay un transporte público digno en las ciudades del país? ¿Por qué las calles de Mexicali están destrozadas? ¿Por qué hay gente inocente en la cárcel? ¿Por qué Mexicali tiene tantos basureros clandestinos y la ciudad está hecho un asco? ¿Por qué circulan autos con placas falsas y no son detenidos y mucho menos multados? ¿Por qué no se aplica la ley en contra de los vendedores de mercancía pirata? ¿Por qué se permiten negocios ilícitos y a un empresario que da empleo, produce riqueza y genera empleo se le amenaza con cárcel si comete un error? ¿Por qué se propone que un ladrón pueda robar hasta 50,000 y que por ello no se le castigue?

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios 
de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios