Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Homicidios Tijuana

Reapertura fronteriza

Clima Tijuana

Vacunación contra Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo


Numeritos

El dilema del Valle deGuadalupe

“Hubo coqueteo ¿y pues yo qué hacía?” Christian Nodal

Por Ariosto Manrique Moreno

El diablo anda suelto en el Valle de Guadalupe y es que, desde hace varias semanas, asociaciones de vitivinicultores como Provino, Por un Valle de Verdad y más, pusieron el grito en el cielo por la construcción de otro foro para eventos masivos. Un poco de contexto. En el Valle de Guadalupe hay alrededor de 120 vitivinicultores de todos los tamaños, gustos y colores. Según datos oficiales, el 75% de los derechohabientes de la zona están afiliados al IMSS como trabajadores del sector vitivinícola. Valle de Guadalupe es de vocación agrícola. Por otro lado, según datos antes de la pandemia, en el 2019 ya se registraban visitas anuales turísticas de casi un millón de personas. El Valle de Guadalupe es una región con vocación turística. Otro numerito: el Valle de Guadalupe produce más del 70% del vino mexicano, es la región vitivinícola más importante de México y cada vez aumenta la inversión en infraestructura para mejorar su productividad. El Valle de Guadalupe es una región con vocación industrial. Y finalmente, la pandemia modificó los patrones de vida acelerando mercados inmobilarios de lento crecimiento como los suburbios o las zonas agrícolas. El Valle de Guadalupe es una zona con vocación inmobiliaria ecológica. ¿Dónde está entonces el dilema? Mas allá de conciertos o discotecas, el problema radica en que el Valle de Guadalupe es coqueto y tiene varias vocaciones, no una sola, y pareciera que todas chocan entre sí. ¿Y la solución? Compleja, sin duda, y veo cuatro obstáculos que deben superarse con urgencia: no hay reglamentos definidos y concensados, presencia tóxica de la autoridad, egoísmo de muchos industriales y una sociedad débil, apática y cobarde. En el Valle de Guadalupe todos somos responsables y en todos está la solución para cuidar el balance de sus diversas vocaciones. ¿Cómo?, consumiendo con medida, promoviendo con orgullo su gastronomía, respetando el entorno agrícola, desarrollando vivienda sustentable y apoyando propuestas turísticas con verdadero enfoque vinícola. Esto no se resolverá ni por decreto oficial ni por imposición del poder económico; esto se resolverá con líderes inteligentes y con una sociedad valiente capaz de elevar la voz tan alto que obligue a la autoridad a hacer lo que le corresponde.

* El autor es Director de Testa Marketing, investigación de mercados.

Comentarios