No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Numeritos

El Test de Patología de Pooh

Las redes sociales han explotado esta semana con dos temas.

Las redes sociales han explotado esta semana con dos temas; Bonilla y Winnie Pooh, el primero habla sobre el empresario metido a político de Baja California que insultó a los empresarios por oponerse al aumento de impuestos, y segundo al Test de Patología de Pooh que supuestamente analiza el perfil psicológico de los famosos personajes y diagnostica a quienes lo contesta.

Del primer tema no tiene caso seguir hablando; la población, las cámaras empresariales y la prensa ya está dando cuenta de este grave error. Resulta más interesante hablar de Winnie Pooh, y aunque pareciera que ambos temas son de caricatura, la verdad es que el impacto del famoso Test de Patología está convirtiéndose en un caso viral de las redes para ser analizado con más calma.

En el año 2000, la Dra. Sara Shea y un equipo de psicólogos pediatras publicaron el documento “Patología en el bosque de los 100 acres”. En este estudio se comentan algunas perspectivas del desarrollo neurológico y a partir de ahí el mundo enloqueció con las conclusiones de Shea y su equipo. El documento básicamente diagnosticaba que Winnie Pooh, junto con sus amigos Igor, Tigger, Piglet, Conejo y demás mostraban síntomas de enfermedades psicológicas o trastornos del desarrollo.

Hasta ahí el caso es interesante y tal vez podría explicar los supuestos retos mentales del autor original A. A. Milne o el comportamiento del protagonista en la película “Goodbye Christopher Robin” (2017), sin embargo, el impacto masivo sucedió este fin de semana cuando un test fue publicado en el sitio IDRLabs y de inmediato explotó con críticas de todo tipo.

El test tiene 33 preguntas y estas, gestionadas por un algoritmo “inteligente”, revelan qué personaje eres y por ende qué tipo de trastorno tienes. ¿O sea que un test electrónico diagnostica? Veamos.

Si resulta que eres Igor entonces tienes un estado de ánimo crónicamente bajo y sentimientos de desesperación, si eres Piglet entonces eres ansioso y preocupado, si eres Pooh tienes TDA (desorden de déficit de atención) y te distraes fácilmente en tu propio mundo, pero si eres Tigger entonces tienes TDAH parecido a Pooh pero con una variedad impulsiva e hiperactiva.

Lo interesante del caso no radica en la trivialidad del tema sino en lo peligroso que puede resultar en las personas un “diagnóstico” como este Test. Las reacciones de la gente en redes sociales distan mucho de ser un simple chiste pues ya hay quienes han tomando sus resultados como válidos logrando tumbar en depresión a muchísimas personas asumiendo que sus trastornos psicológicos son reales. Preocupante.

Después de concluir esto creo que, además de la barriga, hay mucho más de Piglet en este su atento y seguro servidor.

* El autor es director de Testa Marketing, investigación de mercados.

Comentarios