No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

El ‘Patas’ de la Cuarta Transformación

Tal pareciera que los habitantes del puerto de Ensenada padecen una maldición de la cual no se saben librar y es que cada Alcalde les sale peor que el anterio

Por Alfredo Alvarez

Tal pareciera que los habitantes del puerto de Ensenada padecen una maldición de la cual no se saben librar y es que cada Alcalde les sale peor que el anterior, cuando llegó Enrique Pelayo celebraron que se sacudieron al PAN de encima, después nació una nueva esperanza que rápido se rompió con Gilberto Hirata, hoy bajo investigación por desvíos millonarios y qué decir de Marco Novelo que dejó un Ayuntamiento quebrado.


Una nueva ilusión llegó con la cuarta Transformación y su Alcalde Armando Ayala, sin embargo desde el inicio el primer Presidente Municipal de extracción morenista ha empezado con el pie izquierdo con prácticas aún peores que sus antecesores, realizando prácticas dignas de contender con los peores alcaldes que ha tenido Baja California, como fue Juan Manuel Gastélum “el Patas”.


No sólo se dedicó a querer comprar y amedrentar a sus regidores, ahora ha buscado firmar contratos millonarios viciados de origen como es la privatización del servicio de recolección de basura que más allá de buscar una solución a la crisis que hay en el puerto de este poniéndose a arrendar camiones recolectores de basura en condiciones demasiado extrañas.


Y es que hace unos días Ayala presionó hasta el extremo para adjudicar de forma directa el contrato para rentar camiones para recoger la basura en Ensenada por la módica cantidad de 30 millones de pesos anuales a favor de una empresa denominada EcoTerra, regidores de oposición, esos que no se dejaron comprar, denuncian que con ese dinero bien se podrían comprar 10 camiones, pero no, el señor Alcalde forzosamente quiso que fuera un contrato de arrendamiento con esa empresa ¿hubo moche?


Para que Ayala lograra la adjudicación directa del contrato necesitaba que se declarara una emergencia sanitaria (para justificar que se hiciera un contrato tan pronto y sin licitar) y si bien había deficiencias en el servicio de recolección, no había una emergencia, adicional a que no se presentaron más cotizaciones para evaluar los precios de la competencia, mínimo necesitaba otras tres propuestas, pero nadie sabe quiénes cotizaron.


En los pasillos legales ya se sabe que hierve el agua y es que Armando Ayala está entrando en un grave incumplimiento del contrato del relleno sanitario con esta medida, está pasando el tiempo y cada día, crece una potencial demanda que podría quebrar definitivamente al puerto.


Al igual que el Patas, Armando Ayala tiene a su heraldo que ejerce la presión necesaria y busca amarrar contratos, seguramente a cambio de comisiones y mientras Gastélum tuvo al español Emilio Vilaso como el encargado de los moches y arreglos en lo oscurito, Armando Ayala tiene a su cuñado Faisal Díaz Nassif.

* El autor es periodista con 25 años de carrera. Ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de periodismo y ha sido académico, además dirige el portal www.alfredoalvarez.mx.

Comentarios