No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Entre Vinilos

De las rancheras a las baladas (Parte 1)

La semana pasada comenté que Camilo Sesto le produjo un disco a la actriz y cantante mexicana Lucía Méndez. Los seguidores de la artista me mandaron muchos comentarios a través de mis redes sociales y me dijeron que su trayectoria musical es muy amplia y debería dedicarle una columna a su carrera.

Por Daniel de la Torre

La semana pasada comenté que Camilo Sesto le produjo un disco a la actriz y cantante mexicana Lucía Méndez. Los seguidores de la artista me mandaron muchos comentarios a través de mis redes sociales y me dijeron que su trayectoria musical es muy amplia y debería dedicarle una columna a su carrera.


Efectivamente, así es, todo comenzó cuando fue nombrada “El Rostro del Heraldo” en el año de 1972, fue así como empezó a aparecer en algunas telenovelas con pequeños personajes como “Muchacha italiana viene a casarse”, que protagonizó Angélica María. Para 1973 inició su participación en teatro con la obra “Nada de sexo que somos decentes”.


En 1978 tuvo su primer protagónico en la telenovela “Viviana”, pero antes ya había tenido éxito como cantante de ranchero con producciones como “Siempre estoy pensando en ti” y “Frente a frente” de la autoría de Juan Gabriel, además de “La sonrisa del año”.


Sin embargo la faceta como actriz fue prioridad para la guanajuatense y en 1980 grabó “Colorina”, historia que tuvo gran aceptación entre el público mexicano de esa época.


Dos años después, grabó el álbum “Cerca de ti” producido y realizado por Camilo Sesto. La cantante considera este material como el mejor de su carrera como baladista, gracias a éxitos radiales como “Atada a nada” y “Culpable o inocente”.


A la par gozaba también del éxito del melodrama “Vanessa” que sus fans recuerdan por el final inesperado, ya que por mal comportamiento e indisciplina, la actriz fue relegada de la historia y el productor Valentín Pimstein decidió matar su personaje antes del final del melodrama.


Para 1984 lanzó su producción “Enamorada” donde se desprendió como sencillo “Mi amor amor”, un año después apareció con el LP “Solo una mujer” con dos temas iconos en su etapa musical como “Corazón de piedra” y “Don corazón”.


Estas canciones sirvieron para los intros de créditos de la telenovela “Tú o nadie” donde apareció al lado de Andrés García y Salvador Pineda.


Las ventas de este material fueron millonarias, su carrera como actriz era imparable y fue sin duda una de las consentidas de Televisa en esa década.


En 1987 lanzó otro material discográfico, de este fueron sencillos de radio “Amor imposible” y “Te quiero”, para ese entonces ya contaba con su estatua en el Museo de Cera de Hollywood, siendo la primera latina en tener ese reconocimiento.


En ese año, la estrella mexicana tuvo que retirarse momentáneamente de los reflectores, ya que se realizó una cirugía plástica en la nariz, la cual no le benefició y Emilio Azcárraga Milmo, director de Televisa, la mandó operar de nueva cuenta, hasta que le quedó bien, por eso puso una breve pausa en su carrera.


La Estrella de 64 años también ya había participado en cine con películas como “Los hijos de Sánchez”, al lado de Anthony Queen, “Los renglones torcidos de Dios” y El Maleficio 2 con Ernesto Alonso.


La próxima semana continuaremos hablando de Lucía Méndez, muchas gracias por su espacio y recuerden siempre confiar en el tiempo. Regálenme un like en Facebook: Daniel de la Torre Comunicador y en Instagram estoy como @baccodelatorre, hasta la próxima semana.

El autor es comunicador y director de Radio Media Escuela de Locución 

Comentarios