No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Termómetro mental

Conductas inapropiadas

El transcurrir del tiempo se frena ante la pandemia. No sabemos qué tan rápido la ciencia nos liberará.

Por Ricardo Menéndez

El transcurrir del tiempo se frena ante la pandemia. No sabemos qué tan rápido la ciencia nos liberará. El devenir de los días se borra, ¿qué día de la semana es hoy? Ante el peligro, la sensación subjetiva de la velocidad con que circulamos en la vida tiende a ser lenta. Al que no le toca el miedo ante la enfermedad, le toca el miedo de la pobreza. La ansiedad y el hambre pueden ser una explosiva combinación. Hay que prevenir a nivel nacional la segmentarización de los mismos habitantes de un pueblo o barrio. Puntos de inspección controlados por los habitantes serán cada vez más frecuentes. Los vimos en China, la diferencia es que aquí serán autónomos. La delincuencia buscará ganancias con nuevos recursos, la violencia se mantendrá. Estamos tan absortos y absorbidos, por lo que diariamente nos vamos enterando y lo que estamos viviendo en nuestra reclusión, que perdemos de vista otros grandes problemas nacionales como la ingobernabilidad en algunas zonas del país, o la enorme presencia de la delincuencia, vivamos donde vivamos. La ansiedad colectiva y los intereses de clase generarán en México, como en los países que han atravesado donde estamos entrando, un movimiento egoísta que reclame al gobierno el desatar la diseminación del coronavirus y que se muera el que tenga que morirse pero que se restituya el comercio y el empleo argumentando que el remedio está siendo peor que la enfermedad. Estamos a medio capítulo sobre lo que sucederá en países que están relajando las medidas, Suecia y Brasil son íconos. Nuestro gobierno optó por seguir fielmente lo que la ciencia indique, la decisión que salve más vidas, es ejemplar en muchos sentidos, sin embargo preocupa se interese en proyectos como el tren maya más que en asuntos como la distribución de alimentos, pues no sabemos cuándo se reactivará el turismo, los cruceros, los aviones, los centros de diversión y recreo. No sabemos qué consecuencias tendremos en el desarrollo de la cultura. Yo observo atónito la frivolidad inevitable en las redes de influencers y la farándula inundándonos con información banal sobre sus personas. Me enteré hasta de que Shakira tomó un diplomado en filosofía antigua en línea, que repasó a Tales, Anaximandro, Heráclito, Parménides de Elea, Anaxágoras, Sócrates, Platón y Aristóteles… en 11 horas, su favorito fue Platón.

Hay que estar atentos a nuestro propio miedo y desesperación que nos puede llevar a conductas inapropiadas sanitariamente. Estamos esperando el tsunami, ya sentimos el inicio de la ola, ignoro cuánto tiempo pueda sostenerse el orden. Preocupa la ideología de algunos de corte nacional-socialista, donde los débiles deben morir para mantener el capital, esto lo estamos viendo en Estados Unidos disfrazado de exigencia de libertad. Puro WASP manifestándose.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios