No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Águilas y serpientes

Comenzó el circo

Comenzaron las campañas políticas en Baja California y en otras entidades de la República y, con ellas, el circo y teatro de muchos profesionales, pseudo profesionales y neófitos de la política, que pretenden hacerse del poder bajo el manto de algún partido político o de un padrino, o de una imagen.

Por Rafael Liceaga

Comenzaron las campañas políticas en Baja California y en otras entidades de la República y, con ellas, el circo y teatro de muchos profesionales, pseudo profesionales y neófitos de la política, que pretenden hacerse del poder bajo el manto de algún partido político o de un padrino, o de una imagen. Los malos ensombrecerán la labor de los buenos. En los ciudadanos, y solo en nuestras manos, estará darle el voto a quien más se lo merezca.

Se supone que para la selección de candidatos hubo un método. Desde el franco análisis intelectual y moral de cada cual, hasta el simple dedazo. De una forma o de otra, se supone que los líderes de los partidos, están impulsados a escoger como candidatos, a hombres que les están ligados política y personalmente; y sobre quienes no tienen duda de su lealtad; aunque últimamente hemos visto también cómo se engaña en ese sentido, tomando posesión gente sin escrúpulos que se voltea contra la gente, contra su partido, y contra todo aquello que no sean sus propios intereses.

Hay gente que engaña haciéndose pasar por “docta”, pero no son más que obtusos ambiciosos de poder. Muchos se creen que se merecen el “premio”, y si no lo obtienen, se cambian de partido para buscarlo. Otra, se comporta a la altura de lo que desea representar. Y entre unos y otros, se organiza el ya acostumbrado y desdichado circo electoral. Y con esto, recuerdo una anécdota: “Con motivo de la segunda vuelta de las elecciones del año 2002 a la presidencia de Francia, se celebró un debate en el que, los dos contrincantes, Jospin y Chirac pondrían sobre la mesa sus diferentes programas electorales. El candidato Jospin se dirigió a su oponente, haciendo gala de su fair play, de la siguiente manera: – Que gane el mejor. – Gracias- respondió Chirac”. Acá, con nosotros, siempre nos la ponen difícil para saber quién es el mejor. La mayoría de los votantes se decantan por el menos peor, porque aquí hay que elegir entre quien dice que sabe, un deportista, un actor y hasta una reina de belleza.

El asunto es que todos quieren llegar a gobernar, y yo me pregunto “a gobernar qué”, si los de oposición dicen que todo es un desastre, que no hay dinero, etcétera. Y esto me trae a la memoria otra anécdota: “Durante la crisis económica de mediados del siglo XIX, en España, un acreedor ansioso por cobrar la deuda que había contraído el gobierno con él, le dijo al presidente del Consejo de Ministros: España cuenta con hombres insignes, como Cristóbal Colón, que descubrió América. ¿Por qué nadie del gobierno descubre la manera de pagarnos? Y el ministro le contestó: Mire usted, Colón descubrió América porque había una América que descubrir; nosotros no podemos descubrir dinero porque no lo hay”. El asunto es que, en México, por obra y gracia de no sé qué o quién, siempre hay dinero que robar, aunque sea poquito, y siempre descubrimos a alguien dispuesto.

*El autor es consultor en participación ciudadana, desarrollo social y cultura de la legalidad.

Comentarios