No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas #SomosToros

Cincuenta años despues

Ahora que Toros de Tijuana ganó los más recientes dos juegos de la Serie del Rey para acercarse 2-3 y regresar la instancia final a los amigables confines del estadio Chevron, bien vale la pena recordar una gesta heroica de hace exactamente medio siglo.

Por Armando Esquivel

Ahora que Toros de Tijuana ganó los más recientes dos juegos de la Serie del Rey para acercarse 2-3 y regresar la instancia final a los amigables confines del estadio Chevron, bien vale la pena recordar una gesta heroica de hace exactamente medio siglo. Antes de entrar a ese pasaje de la historia de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) recordemos que en la “Serie del Rey” que se está jugando, el equipo Leones de Yucatán, campeón de la Zona Sur, inició ganando los tres primeros juegos para colocarse a una victoria de los máximos honores. Si voleamos la tortilla, eso dejó a Toros de Tijuana 0-3 en esta ronda final a ganar cuatro juegos, es decir, en una posición de la cual es casi imposible levantarse. Y digo casi imposible, porque hay una rendijita que mantiene con vida a la escuadra tijuanense y en una situación similar a los Charros de Jalisco de 1971. Vamos para ese año en el que la final –no se llamaba “Serie del Rey” todavía- la disputaron los mencionados Charros dirigidos por Benjamín “Cananea” Reyes, quien por cierto se desempeñaba como manejador-jugador y Saraperos de Saltillo a cargo de Tomás Herrera. La novena coahuilense atacó rápido en esa final y ganó los dos primeros juegos en calidad de visitantes, ya que la ronda final se desarrolló su inicio en el desaparecido estadio Tecnológico de Guadalajara. Lo mismo ocurrió ahora con Leones de Yucatán ganando los dos primeros en el estadio Chevron de Tijuana. Vamos para atrás, porque con dos triunfos en la bolsa, Saraperos de Saltillo fue a casa –ya jugaban en el estadio Francisco I. Madero- y se impuso en el tercer juego para adelantarse 3-0 en la serie. Medio siglo después los “melenudos” fueron a su casa, el estadio Kukulcán, para ganar el tercer juego de la serie y ponerse a ley de una victoria para el campeonato. En 1971 se aprestaban para el cuarto juego de la serie y la lluvia lo impidió, forzando a una reprogramación, justo lo que ocurrió el viernes pasado en Mérida, cuando el agua inundó el estadio Kukulcán y el cuarto choque sufrió una alteración de un día en su programación original. Hasta ahí todo parece una copia. Luego de la lluvia y todavía en Saltillo, los Charros de Jalisco iniciaron la hazaña y ganaron los dos siguientes juegos para alargar la serie y forzar el regreso a Guadalajara. Cincuenta años pasaron y después de la lluvia los Toros de Tijuana se impusieron en los dos siguientes compromisos para alargar la serie y forzar el regreso al Noroeste del país. De regreso a casa, Charros de Jalisco completó la nota con dos triunfos y se coronó en su casa para convertirse en el primer equipo en ganar la final luego de perder los tres primeros juegos. Fue el primero y hasta la fecha el único. Sin embargo, ahora, luego de cincuenta años, Toros de Tijuana está a medio camino de una remontada histórica, tal y como lo hizo aquella escuadra que manejó Benjamín “Cananea” Reyes. Del otro lado, para aquellos Saraperos de Saltillo las tragedias no pararon ahí. Esta escuadra llegó a la LMB en 1970 y al año siguiente, en 1971, llegaron a la final que ya les comenté perdieron luego de ganar los primeros tres juegos. Luego en 1972 llegaron nuevamente a la final y la volvieron a perder, en esta ocasión ante Cafeteros de Córdoba y para amarrar también cedieron la final de 1973 contra Diablos Rojos del México. Años después serían campeones pero con un gran asterisco, ya que ese título fue en 1980 cuando la temporada se suspendió por la huelga de la Anabe y como ellos estaban en primer lugar, se decretó que eran los campeones. Sus primeros títulos “oficiales” son los del bicampeonato del 2009 y 2010. ¿Quiénes fueron aquellos históricos Charros de Jalisco que resucitaron de un 0-3 para coronarse en 1971? Dirigidos por el “Cananea” Reyes jugaron los lanzadores Cecilio Acosta, Manuel Lugo, Pablo Torrealba, Guillermo Raygoza, Enrique Romo, Tomás Armas, Maximino León, Ernesto Córdoba, Antonio Pollorena, Edward Smith, Javier Reyes, Durant Cooper y Juan Guillén. A la ofensiva contaron con Clemente Rosas, Benjamín Cerda, William Parlier, Roberto Méndez, Francisco Campos –tío de “Pancho Ponches”-, Juan Francisco Menchaca, Lauro Villalobos, Roberto Castellón, Jesús Mora, Jaime López, Mario Salazar, Víctor Sauceda, Jaime Corella y David Ochoa, además del “Cananea” que todavía hacía sus pininos como tercera base o jardinero. Ahora le toca a Toros de Tijuana escribir sus nombres. Hay que ganar dos veces más. Cuídese mucho. Que le vaya bien. Nos vemos en la parte alta del estadio Chevron SDQ Goodbye Horses Ahora que Toros de Tijuana ganó los más recientes dos juegos de la Serie del Rey para acercarse 2-3 y regresar la instancia final a los amigables confines 5 WWW.ELIMPARCIAL.COM/TIJUANA Tijuana, B.C. AP Martes 21 Julio 2020 El jueves pude platicar largo y tendido con Mann

Comentarios