No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

Ayala, con más codicia que experiencia

La vida y obra de Armando Ayala Robles, antes de que se convirtiera en Alcalde de Ensenada, es todo un misterio, prácticamente un desconocido en la política...

Por Alfredo Alvarez

La vida y obra de Armando Ayala Robles, antes de que se convirtiera en Alcalde de Ensenada, es todo un misterio, prácticamente un desconocido en la política y la función pública tuvo la suerte de ser “bendecido” con la candidatura a la Presidencia Municipal del Puerto, hoy, acelerado y mareado en el ladrillo sueña con toda su ambición ser el próximo Gobernador de Baja California, ¿está a la altura?

Cuenta la historia que la carrera de Ayala comenzó en el 2003 cuando empezó a trabajar en “Media Sports México”, llegando a ser Director, la empresa no parecería muy conocida, hasta que se identifica a Media Sports como una filial de PSN televisión, el medio de comunicación propiedad del Gobernador Jaime Bonilla.

Ayala estudió Administración de Empresas y en 2016 se lanzó por primera vez para la Alcaldía de Ensenada, perdiendo ante Marco Novelo, en su segundo intento, gracias a la fuerza de AMLO, Ayala se impuso por poco ante sus más cercanos competidores, así que desde el año pasado Ensenada tiene un alcalde con nula experiencia en lo que significa gobernar.

Gracias a ello se han evidenciado serios errores en su administración, desde andar poniéndole su nombre (para promocionarse) a las obras del gobierno federal, usar supuestos helicópteros para trasladarse dentro de la misma ciudad de Ensenada, señalamientos de malos manejos en el gobierno municipal o dejarse manipular pues atrás de él, se dice que otra persona es quien gobierna, es el alcalde más débil, por eso es la ciudad que tiene más homicidios por cada 100 mil habitantes durante este 2020.

Pero esta debilidad no ha sido limitante para que su avaricia se desborde de sus fauces, han existido varios escándalos donde se habla de los clásicos moches que se les piden a las empresas que están haciendo obra o a los grupos que están recibiendo apoyos del gobierno.

No obstante, el escándalo más sonado y documentado fue en el que se vio involucrado Eduardo Vega Zamora, quien gracias a ser Director de Bienestar Social en Ensenada, gracias a que es amiguísimo del Alcalde, al ex funcionario se le evidenció con unos audios donde presumía pedir moches a los jóvenes que se les ayudaban con becas (de mil pesos por cabeza), era la salvajada.

Ayala ha operado en Sindicatura para evitar que su amigo reciba una sanción ejemplar y cada vez que se aborda el tema se comenta que le causa urticaria, el motivo, dicen los que viven dentro de la política del puerto, que el caso de Vega Zamora es sólo la punta del iceberg, que todos los secretarios y directores del Ayuntamiento saben que Ayala tiene el propósito de asegurar su jubilación y a todos les tiene una cuota que deben entregar si quieren seguir en el gobierno municipal.

Éstos son los pocos antecedentes con los que se cuentan de Armando Ayala, todo un perfecto desconocido, inexperto y seguramente inepto para la administración pública, quien de ser presentador de noticias y empleado del actual gobernador Jaime Bonilla, hoy aspira a ser gobernador de Baja California. La codicia dicen que le corroe por su cuerpo cada vez que las monedas suenan, existen antecedentes, de hecho eso es de lo poco que se logra hablar del Alcalde.

En las mediciones que colocan a los aspirantes a la gubernatura, ni siquiera lo toman en cuenta, pues no sale favorable en ninguna medición sería, la pregunta es si Morena se está tomando enserio el chiste de Ayala de querer ser gobernador o se tomarán en serio las próximas elecciones, que en un  mal descuido, podrían estarlas perdiendo y sería debut y despedida para los morenos.

*- El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico, además dirige el portal http://www.alfredoalvarez.mx 

Comentarios