No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Tijuana, ayer y hoy

Agua, una nueva cultura II

Continuando con el tema  del agua. Es bueno, conocer datos históricos proporcionados por la Cespt.

Por Mario Ortiz Villacorta

Continuando con el tema  del agua. Es bueno, conocer datos históricos proporcionados por la Cespt: “Entre 1930 y 1960 el aumento de la población en la ciudad de Tijuana fue de 15 veces. Población fija, 165 mil 417 habitantes. Población flotante de 33 mil personas. Entre 1960 y 1965 la Presa Rodríguez presentó extremo estado de sequía… años en los que llegó a escasear el agua en la ciudad. Por lo que se emprenden los estudios para encontrar soluciones a este problema de suministro.

Soluciones posibles: a) construir un acueducto desde la ciudad de Mexicali 1000 l p/s… b) aprovechamiento de agua del acuífero de la misión… Se optó por esta última, limitada con un gasto de 250 l p/s (Junta Federal de Agua Potable y Alcantarillado, Distrito Urbano de Tijuana). 1966, se crea la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana, descentralizada del Gobierno del Estado, mediante decreto No. 44 de la Legislatura Constitucional del Estado. 1970, se construye en Rosarito una planta desaladora. 1974, se inicia construcción del Acueducto Río Colorado Tijuana. 1975, entra en operación la Planta Potabilizadora de la Presa Rodríguez, con una capacidad de 650 l p/s. 1979, se deroga el Decreto No. 44 de 1966. 1980, concluye la construcción del Acueducto Río Colorado Tijuana. 1981, entra en operación la Planta Potabilizadora El Florido con una capacidad inicial de 300 l p/s. 1985, deja de operar la Planta desaladora de Rosarito por incosteable”. Estos datos son importantes y significativos, pero dejan grandes dudas. Por un lado la empresa ha realizado valiosos procesos para concientizar a la población de la necesidad de tener un uso racional del vital líquido. Pero por otro, su trato a los usuarios deja mucho qué desear. Además, se ha notado a lo largo de los años, un desdén y gran irresponsabilidad por las obras que dejan a medias en la ciudad. Además, es frecuente el poco caso a las denuncias de la población. Sobre todo, para nadie es secreto, que a lo largo de los últimos años se ha convertido también en la “caja chica” de los funcionarios estatales para campañas políticas y refugio de los candidatos perdedores, para darles “chamba”.


La rampa, la Prepa y el Ayuntamiento
La semana anterior estuvimos en la feria que la Preparatoria federal realiza para presentar una amplia oferta vocacional de escuelas profesionales a sus ya próximos egresados. Todo un éxito. También observamos la manta de protesta contra la abusiva acción de un desarrollador que pretende utilizar la rampa de acceso a Agua Caliente para su edificio aledaño a la misma. Sin tomar en consideración que la rampa no es vía pública municipal (como equivocadamente lo consideró Gastélum en su permiso) sino terreno federal perteneciente al centro escolar. Corresponde al actual XXIII Ayuntamiento, que está trabajando con apego a la ley, poner en su lugar al tal desarrollador.      


* El autor es catedrático de la Universidad de Tijuana, 
Cronista de la ciudad.

Comentarios