No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Educación

545

Este es el total de niños que se conoce oficialmente están separados de sus familias, y encerrados en jaulas de alambre en los Estados Unidos.

Por Roberto Vázquez

Por el derecho a la libertad de expresió

Este es el total de niños que se conoce oficialmente están separados de sus familias, y encerrados en jaulas de alambre en los Estados Unidos. Con una actitud abusiva, ilegal, inmoral e inhumana, Trump ordenó que las familias que llegaban tratando de ser admitidos como refugiados, o que simplemente intentaban ingresar para mejorar sus condiciones de vida en sus países, fueran separadas encerrando a los niños en celdas de alambre. ¿Cuál es el razonamiento en que se basa esta barbaridad? Querían disuadir a los migrantes de continuar intentando llegar a USA. Si la medida tuvo algún efecto en la tendencia migratoria, lo desconozco, pero si lo hubo, fue en un nivel mínimo. Sin embargo, es obvio que no dice nada acerca del trato humanizado que merece cualquier ser humano. Las acciones de substracción de niños comenzaron el 2017, con la política de Cero Tolerancia. Para 2018 ya tenían encarcelados a 2,700 niños, pero para 2019 llegaron a ser 5,500 menores sustraídos de sus familias. Las edades de los niños no importaban, inclusive se dio el caso de un niño de 4 meses que fue separado.

¿Por qué se castigó a los niños de una manera tan cruel e inhumana? Habría que ver cuáles fueron los resultados en las políticas migratorias, pero en la vida de los menores y sus familias, los efectos fueron devastadores. El impacto de ser súbitamente separado de sus padres y ubicado en un sitio nada amigable, como lo es una jaula de alambre y rodeado de gente desconocida siendo un menor de edad, es inconmensurable. Se pierde todo el sentido de la pertenencia y se adquiere un sentimiento de una incalculable soledad. El espacio en el cual han sido instalados es frío y agresivo, con personal sin la menor instrucción en el cuidado de menores. Si no se tuvo una estrategia para registrar debidamente a los niños, menos se prepararon para cubrir sus necesidades más elementales.

Ahora se está tratando de localizar a los padres de estos 545 menores de edad, de los cuales muchos han sido abusados emocional y sexualmente. Ya debe haber casos documentados y denunciados en la prensa y, si no existen aún, no permanecerán impunes pues surgirán en el futuro cercano. Trump defendió esta medida con el argumento falaz y estúpido, de que los padres tenían antecedentes penales, y eran peligrosos miembros de pandillas. Por supuesto fue una balandronada que nunca podría comprobarlo, porque los que emigramos tenemos valores, somos gente con proyectos y nos hemos preparado en todos los sentidos. Aunque no todos, muchos tenemos estudios superiores y trabajamos en áreas sensibles de la sociedad. Esta política de Cero Tolerancia debería de ser investigada con toda amplitud para que se deslinden responsabilidades, y se lleve ante la justicia quienes la instrumentaron. También deberán ser recompensados en todos los sentidos, quienes fueron víctimas de ella. La peor circunstancia que devendrá es que, la gran mayoría de estos niños, nunca volverán a reunirse con sus padres. Ellos seguirán creciendo y tratando de ajustarse a su irregular situación y podrán, eventualmente, lograr lidiar con esta enorme tragedia. Trump les desgració la existencia y ninguna consecuencia tendrá el que recibir. Espero que no logre superar su derrota ni recuperar lo perdido. Vale.    

*El autor es Lic. En Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios