No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Entre vinilos

40 años en los escenarios (Parte 1)

Hablar de Yuridia Valenzuela Canseco, mejor conocida como Yuri, es hablar de una cantante que no ha parado de trabajar en los últimos 40 años.

Por Daniel de la Torre

Hablar de Yuridia Valenzuela Canseco, mejor conocida como Yuri, es hablar de una cantante que no ha parado de trabajar en los últimos 40 años. Desde sus más grandes éxitos como “El osito panda de Chapultepec”, hasta “Una mentira más”, su carrera es una de las más importantes en México y América Latina. Infinidad de éxitos en radio, videos, así como presentaciones personales que no le faltan en todo lo ancho y largo del país.

       Yuri nació en Veracruz hace 55 años y fue en 1978 que lanzó su primer disco llamado “Ilumina tu vida”, bajo de sello de la disquera Gama, pero no pasó nada con dicha producción, por lo que dos años después, lanzaron el LP “Esperanzas”, el primer sencillo fue el que lleva el nombre del álbum y fue cuando su carrera empezó a tener sus primeros frutos y ventas muy aceptables, para ser una artista juvenil.

     De este material también conocidos el tema “Primer amor” y sus apariciones en los programas de televisión eran constantes, la intérprete ha comentado en diversas entrevistas que tenía que pedir ropa prestada del departamento de vestuario de Televisa, ya que su disquera no le apoyaba en ese aspecto. Durante esos años, estuvo manejada por Raúl Velasco y su mamá Dulce. Eran los principios de los ochenta y Yuri, ya empezaba a consolidarse como una de las cantantes favoritas del público mexicano.

Su potente voz y afinación, combinadas con carisma, la llevaron a crear el disco “Llena de dulzura”, del cual se desprendió como sencillo radiofónico uno de los temas que más la identifican y me refiero a “La maldita primavera”, canción clásica en su carrera y que ninguna otra cantante ha podido superarla en interpretación, a pesar de que era una adolescente de 17 años.

      Le siguieron otros hits como “Deja” con el cual participó en el Festival OTI de la canción, donde obtuvo el premio como revelación juvenil. También forman parte de este acetato “El pequeño panda de Chapultepec” y “Este amor ya no se toca”. Consiguiendo discos de oro y platino por las altas ventas. Empezaba la transformación de niña a mujer y una de sus grandes fortalezas fue que no era una cantante que solo cantaba bien, sino que también le gustaba bailar en el escenario. Un verdadero plus para las estrellas nacientes de los ochentas.

     Dos años después conocimos el álbum “Yo te amo, te amo” con canciones como “Solos” y “Solos tú y yo”. Durante esa época, no podía faltar su presencia en programas como “Video éxitos” de Gloria Calzada, XE TU con René Casados y Erika Buenfil, y “Estrellas de los ochentas”, conducido por Janet Arceo. Su rostro era cada vez más familiar y se consolidaba como una de las mejores junto a Rocío Dúrcal, Dulce y Daniela Romo.

Corría el año de 1984 y logró el primer lugar nacional y tercero en el internacional del Festival OTI con el tema “Tiempos mejores”, realizado por Sergio Andrade, por lo que su disquera lanzó un disco con la canción y una versión instrumental.

     Para 1985, lanzó su sexto álbum de estudio llamado “Yo te pido amor”, pero ahora bajo la distribución de EMI Capitol. Con este disco, obtuvo su primera nominación a los premios Grammy. De aquí surge el clásico que le da nombre al vinilo, así como otros que siguen formado parte de su repertorio en los conciertos como “Dame un beso”.

Muchas gracias por su espacio y recuerden siempre confiar en el tiempo, regálenme un like en Facebook: Daniel de la Torre Cominicador y en Instagram estoy como baccodelatorre. Hasta la próxima semana.

Comentarios