No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas El mundo me da vueltas

100 días sin resultados reales

Al Gobierno actual de Tijuana me estoy cansando de darle el beneficio de la duda para pensar que se van a obtener resultados ya no digamos en lo inmediato sino en el corto plazo y ya solo le quedan 20 meses de gobierno.

Por Pepe Avelar

Al Gobierno actual de Tijuana me estoy cansando de darle el beneficio de la duda para pensar que se van a obtener resultados ya no digamos en lo inmediato sino en el corto plazo y ya solo le quedan 20 meses de gobierno.

Ya pasaron más de 100 días de operaciones y cada vez me convenzo mas que ingresaron sin una idea clara de lo que quieren para la ciudad. No conozco a Arturo González, su titular con quien he platicado dos veces en mi vida, pero me desespera que se siente tan a gusto repartiendo despensas los sábados, todos los sábados, pero veo poco, muy poco, de otros planes para resolver los muchos problemas que tenemos en otros ámbitos.

Los gobiernos municipales deberían estar enfocados más en el liderazgo para involucrar a todos en la obtención de resultados para la comunidad y menos preocupados en temas como el “social” que, dicho sea de paso, ni impactan nada con sus jornadas comunitarias para “resolver” problemas.

Tampoco necesitamos a un Presidente Municipal y a un cuerpo de regidores para bachear calles, recoger basura o prender el alumbrado público (que obvio, tampoco están haciendo). Para eso mejor nombramos un ingeniero y ahí que le siga, sin parafernalia, sin “informes” y sin guaruras.

Un cabildo debe constituirse para decidir sobre los grandes temas de la ciudad: vivir en orden, vivir en paz, vivir cómodos. Justamente nada de lo que tenemos actualmente.

¿Cuáles son los modelos de ciudad que vamos a seguir?

¿Qué tenemos que hacer para vivir en paz como en Mérida? ¿Qué hay que hacer para tener una región muy bien conectada como Querétaro? ¿Cómo vamos a mantener una ciudad tan limpia como Oaxaca? ¿Qué hay que modificar para no tener el tráfico vehicular como lo hicieron en Monterrey o Culiacán? ¿Qué tenemos que lograr para obtener la infraestructura vial como la de Guadalajara? ¿Cómo nos hacemos una ciudad tan incluyente como Ciudad de México?

Mi conclusión (parcial si quieren) es que este gobierno municipal está medio pasmado y no entiendo por qué. Tiene todos los elementos positivos a su alrededor para avanzar con la sociedad y sus organizaciones y no los está aprovechando. Empezó con algunas acciones buenas, pero Tijuana requiere un cirujano mayor, no a quien le de aspirinitas.

Muchas personas me cuestionan que porqué son tan crítico de esta y todas las administraciones municipales y la respuesta es muy básica: me interesa el lugar donde vive mi familia, dónde están mis intereses personales y empresariales.

No quiero, no me interesa, no está en mi lista de prioridades que un Presidente Municipal y su equipo fracase. Al contrario, quiero un Ayuntamiento exitoso, en orden, funcionando, porque eso se merece la ciudad que nos abraza a todos.

Ya se que esta ciudad está sumida en el desorden por la corrupción que sigue imperando en muchos ámbitos de la vida municipal (bares, permisos, orden, transporte, sindicatos, etc.), pero nos urge salir de este círculo vicioso que permite que seamos de las peores ciudades en México en cuanto a infraestructura y servicios públicos ¿qué tenemos que hacer para salir de este bache? ¿qué más hay que aportar como ciudadanos, como habitantes, como empresarios? ¿dónde está nuestro involucramiento en la solución de los problemas que nos agobian? ¿en qué te ayudamos, Presidente? Tijuana, no es choro, nos necesita a todos. Espero que pronto nos demos cuenta.

Comentarios