Tendencias
Cintilla de tendencias

Cruce fronterizo

Homicidios Tijuana

Maltrato animal

Clima Tijuana

Desaparecidos en Tijuana

Entre sonrisa y voz, Michael Bublé conquistó a San Diego

El recorrido musical, que alcanzó las dos horas y 25 éxitos, continuó  bajo los acordes de  éxitos como “Save the last dance for me”, “Such a night”, “Sway” y “When you’re smiling”.

Avatar del

Por Iván Moreno Castro

Tras su escala en San Diego, Bublé viajará a Los Ángeles, Detroit, Seattle, entre otros.(Agencia Reforma)

Tras su escala en San Diego, Bublé viajará a Los Ángeles, Detroit, Seattle, entre otros. | Agencia Reforma

San diego, California.- Poco importaba si para conquistar debía hablar y sonreír como Kermit The Frog, rendir un tributo a Elvis Presley, recordar las canciones con las que soñaba a los 16 años, dejarse llevar por un español cálido o mantener de pie a los fanáticos con la energía del big band, Michael Bublé hizo eso (y más) y se llevó la ovación de los millares que corearon sus canciones en Pechanga Arena la noche del miércoles.

Estoy feliz de estar aquí, sexy bitches,  ¿Cuánta gente habla español esta noche? Yo sé que mi español es muy malo (...) Buenas noches, señores y señoritas, yo quiero bailar con ustedes”, puntualizó el también esposo de la actriz argentina Luisana Lopilato, poco después de las 20:30 horas, cuando los acordes de  “Feeling Good”, “Haven’t met you yet” y “LOVE” marcaron el arranque de la escala en la región de la gira “Higher”.

Cobijado por una treintena de músicos, tres miembros del coro y un escenario con tarima hasta el centro de la Arena, Bublé se mostró cercano y divertido (como pocas estrellas del género) a su audiencia, pues no sólo  “robó” celulares para tomarse una fotografía, improvisó pasos o dedicó un particular y melódico “Happy birthday” a una seguidora sino que aprovechó cada oportunidad para bajar del escenario e interactuar con los fanáticos.

El recorrido musical, que alcanzó las dos horas y 25 éxitos, continuó  bajo los acordes de  éxitos como “Save the last dance for me”, “Such a night”, “Sway” y “When you’re smiling”.

Con las emociones a flor de piel 

La nostalgia por aquellos que hoy no están en casa, y que arriesgan su vida en la defensa de Estados Unidos, también colmaría el recinto luego de que el compositor dedicara una memoria a quienes definió como “héroes”, mientras los primeros acordes del tema “Home” se dejaban escuchar.

“Quiero dedicar esta canción a todos los héroes, a todos esos hombres y mujeres en servicio (militar). Si tienes familia allá afuera de este increíble país, deseo que regresen pronto a casa, que regresen a salvo”, agregó Bublé, quien para la ocasión eligió una combinación de traje negro, corbata a juego y barba cerrada.

A la par, acompañado sólo del piano, el cantautor aprovechó la clásica melodía “Smile” (original en voz de Nat King Cole, pero popularizada en los clips del recordado Charles Chaplin) para hablar de un mundo por demás dividido y que, hoy más que nunca (según afirmó el canadiense) necesita paz, amor y buena música.

“Este bello país está dividido por religión, por raza, por sexo, por política, por ideología, pero mi trabajo es demostrarles que no. Yo no veo divisiones esta noche. Yo los veo a todos por igual aquí. Esto es quienes somos realmente, la música nos reúne”, puntualizó.

Los clásicos vibraron 

Y para que la alegría no disminuyera, aquel que confesó que “en su hogar siempre es mes del orgullo”, continuó su espectáculo con un homenaje al rey de la canción, Elvis Presley”, tomando guitarra, coloreando el lugar con una explosión de luces emanadas de la bola disco y confeti multicolor.

“Fever”, “One night”, “All shook up”, “Can’t help falling love”  se sumaron a un rápido guiño al inolvidable Barry White, quien revivió en voz de Bublé al calor de “You’re the first, the last. my everything”.

Tras dejar la escena en penumbra y regresar al mismo templete a petición del público, el también intérprete de “Bring it on home to me” le recordó con una gran sonrisa al público sandieguino que la música siempre será un cálido refugio y se despidió (al margen de las 22:30 horas) con  sus aplaudidas “How sweet it is”, “Cry me a river” y “Always on my mind”.

En esta nota

Comentarios