No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La misma mano derecha

Postigo

Por Antonio Medina de Anda

Más allá de ciertas, falsas o dudosas las versiones relacionadas con el “cómo se hizo de buenas mulas” Jaime Bonilla, el carácter altanero que porta, manera de adular a sus padrinos, habilidad para salirse con la suya o el arte para corromper; lo cierto es que por obra de AMLO en armonía con las gracias del “candidato de unidad de Morena” hoy, en pleno arrebato de la deletreada Transformación de la República, son muchos los ciudadanos que asombrados ven a políticos de conocidas costumbres mercenarias diciéndose regenerados, rehabilitados de pasadas inclinaciones ideológicas acordes a un sistema económico que ninguna ves a dejado de gratificarlos como, en reciprocidad, dichos favorecidos se han entregado en sostén del indigno régimen autoritario. Obviamente es difícil explicar que afectos mueven, de tiempo atrás, no la solidaria simpatía entre López Obrador y el señor Bonilla sino, esencialmente, las complicidades del tabasqueño para con los verdaderos o aparentes lucros trasnacionales y regionales que un conjunto de Prianistas (promotores del candidato a gobernador) reivindican en aquel y este lado del Bordo porque, salvo estar equivocados, quien abomina de los debates ni sus panfletistas, ni los fogosos predicadores han refutado los flamígeros cuestionamientos hacia el abanderado de Morena. A la inversa; con soberbia y rostro plegado se auto-amordazaron: “tienen derecho a preguntar… así como yo a guardar silencio” respondió el señor Presidente a los reporteros que solicitaban respuestas sobre los gringos y sus embrutecedores presta-nombres Prianistas que, tope en lo que tope, siguen empeñados en estrenar la repudiada cervecera sembrada sobre el ya desaguado Valle de Mexicali: mudez que estimula a la mafia del poder aquí y ahora. Últimos ejemplos: el conocido maiceo esparcido quedo manifiesto de parte del Tribunal Electoral Estatal cuando alargó la fallida durabilidad del próximo gobernador. Análoga presión que impidió efectuar el plebiscito contrario a la cervecera de marras. El millonario proceder de operar desaladoras cuantiosas como turbias. Desarticulación de Morena vía tretas priistas. Insultante dedazo a merced de candidatas y candidatos de usos varios. Abierta bendición del Presidente de México en ofrenda de sus devotos (mejor dicho tragavotos) discípulos y, como saldo, la impresionante arenga de López Obrador encaminada a persuadirnos sobre el respeto, obediencia y consideración que los plebeyos deben manifestarle al honorable Kiko Vega que, renacido y sonriente, no da crédito a un homenaje quizás sincero, tal vez convenido para respaldo de los bonillistas o posible reprimenda hacia los críticos y opositores del deshonrado gobernante panista tan urgido, como pocas veces, de garantizar un sustituto que avenido del mismo circulo burgués o empresarial, resguarde las tropelías correspondientes. Por lo antes estimado, el Movimiento Amplio Ciudadano por la cuarta Transformación (MAS 4T) proclamó (Manifiesto a los bajacalifornianos) que, los dueños de Morena en esta Frontera, clasificaron candidaturas atadas al servicio de un grupúsculo que a lo largo de nuestra historia han gobernado traficando con la ley, amparados en la impunidad y sus negocios privados. La misma mano derecha meciendo la cuna… * El autor es diplomado en Periodismo por la UABC.

Comentarios