Columnas Más leña al fuego

Postigo

Probablemente la víspera de las próximas votaciones inciten a tirios y troyanos a tomar partido para, azuzados y sin mascaras de por medio, hacer saltar las contradicciones pues en esa discordancia, y no en otra, las leyes que mueven los modos contrarios de pensar con sus intereses de por medio se proyectan jalando el gatillo ideológico, negando, neutralizando o aniquilando políticamente al adversario por estar en juego, aunque parezca excesivo decirlo, el triunfo o desastre de los sujetos que han hecho de la explotación del hombre y la naturaleza una feroz manera de gozar la vida. De hecho, el predominio de una clase social sobre otra nada tiene que ver con la buena o mala suerte, ciertas profecías o el destino manifiesto, pues contrario a tamaña tomadura de pelo, las diferencias entre opulentos y los desprovistos radica en que los primeros resultan del saqueo y estafa históricamente descargada encima de los enflaquecidos del mundo: de la tribu a la horda pasando por el clan hasta el esclavismo, feudalismo y capitalismo la brutalidad aterradora y despiadada de los ambiciosos logró imponerse. En una de sus obras, Enrique Semo analizó el origen del capitalismo en México dando argumentos reveladores sobre la vida productiva, militar, mercantil, etcétera, en el interior y la periferia de la organización estructural de los pueblos indígenas originarios que verificados en su proceso histórico, antropológico y sociológico, el Dr. Semo fijó un concepto que elevado a categoría tituló “Relaciones de producción despótico-tributarias” cuyo ejemplo de fuerza lo representaron los aztecas generadores de una especie de esclavismo que obligaba a los pueblos conquistados a ceder parte de lo cosechado, cazado o recolectado. Negarse unos a otros, disputar entre contrarios o despreciar la vida ajena como fuente capaz de poder extraerle el mayor provecho a la fuerza manual e intelectual ha sido, del Imperio Romano al bestial capitalismo, cosa constante y sonante porque a través de los siglos el modelo de oprimir para mejor explotar persiste sano, salvo e ileso, pues de otra forma ¿cómo explicar la subsistencia de 60 millones de mexicanos pobres? ¿De qué manera justificar la increíble sobrevivencia de 10 millones de compatriotas que se debaten en la extrema miseria? Y para botón de muestra de lo antes bosquejado, los empresarios bajacalifornianos convocan a la civilidad electoral pero en cuanto tocan sus intereses económicos cambian el sereno rostro por una cara dura portadora del garrote firmado y publicado (FRONTERA 24-05-18) donde dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial reclaman al Ejecutivo, Legislativo, Judicial, municipal, estatal y federal a que “tomen acciones inmediatas” contra los integrantes de Mexicali Resiste por violentos, vulneradores, desestabilizadores, vándalos, insensatos y… el reiterativo chantaje, ya que tales membretes –nos recuerdan los patrones– espantan “inversiones generadoras de empleo y oportunidades de desarrollo”. Por supuesto, la proclama de marras omite decir que Mexicali Resiste y activistas presentes en el resto del estado de BC se oponen a la leonina privatización del agua en lucro de los eternos simuladores insistentes en echarle más leña fuego … * El autor es diplomado en Periodismo por la UABC.

Comentarios