Columnas Sr. Presidente:

Numeritos

Por

Aclaro, es Sr. Presidente Electo. Inicio con esto porque todos, empezando por usted, habremos de respetar los tiempos, las instituciones y la voluntad de los mexicanos. El día de ayer salimos a votar millones de ciudadanos en uno de los procesos más complicados, polarizados y turbios de nuestro país, finalmente quedó atrás la competencia feroz y jamás había sido tan urgente la necesidad de reconciliar, tender puentes y hacer política de verdad. Las propuestas de usted y su partido se contrastaron con las de sus contrincantes, se analizaron en muchísimos foros y las conclusiones fueron de todo tipo, no cabe duda que la polarización (como estrategia de campaña) logró su cometido, pero lamentablemente abrió una herida, otra herida, en la convivencia del pueblo mexicano. ¿Qué hará usted para intentar reconciliarnos? Respetuosamente le sugiero las siguientes 5 acciones para acelerar esta “Operación Cicatriz” que tanto necesitamos internamente y que al mundo bien le vendría para mantener la confianza que durante tantos años hemos logrado. 1.- Descanse un poco, queremos un Presidente relajado, emocionado y feliz sí, pero tranquilo y consciente de la responsabilidad que asumirá en unos meses. 2.- Deje de atacar, se acabaron las campañas, convoque a la serenidad y redoble los esfuerzos por promover el respeto. Sea un digno ganador y compórtese a la altura de todos los mexicanos, será el Presidente de todos, así como el actual Presidente lo es de usted. 3.- Controle a su equipo, será la primera prueba de que podrá mantener orden en su gabinete. Si bien la incorporación de diversas ideas es parte del talento de todo político, también lo es la capacidad para conciliar, moderar y promover la paz. 4.- Marque la diferencia, pero márquela en la designación de buenos funcionarios, tienda puentes, incorpore a los mejores talentos de su equipo y del equipo de otros, deje atrás ese México dividido y empiece usted por dar la primera puntada a esa herida de la cual usted también es responsable. 5.- Cumpla, pero cumpla con la responsabilidad del cargo, no con el atrevimiento que da la euforia electoral, sus propuestas ya fueron evaluadas por personas mucho más capacitadas que usted y es propio de todo buen dignatario escuchar, reflexionar, ajustar, mejorar y aplicarlas con amor a México. Sr. Presidente Electo: Si le va bien a usted, le irá bien a México. Esta elección efectivamente despertó mentes, corazones y almas, y con el mismo rasero con el que usted se pronunció, millones de mexicanos lo harán ahora con usted y esa será otra historia. Hoy deja de ser escopeta para convertirse en pato, un pato complicado. Estará en usted cambiar para bien la historia de México. El autor es director general de Testa Marketing, investigación de mercados.

Comentarios