Columnas Importancia de una adecuada fotografía forense

Necropsia urbana

Por definición la fotografía forense es un medio científico, documental y explicativo de todo elemento relevante en la investigación de hechos presuntamente delictivos, que tiene por objeto la fiel documentación de las evidencias materiales, describe las personas, elementos y lugares tal como son encontrados; incluye tomar fotografías de la escena de un crimen para crear una representación permanente con imágenes de la escena como estaba cuando llegaron los oficiales de la policía. Las imágenes del fotógrafo pueden ser analizadas y usadas como evidencia en un caso criminal. Fijación del sitio del suceso, esta forma parte esencial de las diligencias preliminares y se aplica a todo tipo de delito; se realiza antes de proceder a levantar, embalar y enviar al laboratorio cualquier elemento físico de prueba. El lugar de intervención debe ser fijado previamente, luego se procede con las técnicas de recolección y embalaje. El fotógrafo forense debe ser un especialista en la materia. Su tarea es observar, enfocar y captar con su cámara cualquier indicio por mínimo o insignificante que parezca. En consecuencia, el perito fotógrafo realizará todas las tomas que permitan ilustrar en forma gráfica el contenido de un dictamen. Su intervención está determinada por la amplitud y profundidad del dictamen de la especialidad que corresponda. Por lo que respecta a la cámara fotográfica, habiéndose introducido sucesivas modificaciones para producir aparatos capaces de satisfacer las exigencias de un público cada vez más numeroso y diverso, la cámara automática de nuestros días permite tomar fotografías inmejorables; la moderna cámara fotográfica es una cámara oscura, manejable, de peso y volumen reducidos, automatizada, de precisión, cuyo uso está muy simplificado, los distintos modelos que se fabrican, aunque aparentemente los distinguen muchas diferencias, poseen los mismos componentes principales: caja (cámara oscura), objetivo y soporte película; el resto de mecanismos que completan el aparato tienen por objeto facilitar los procesos ópticos de formación de la imagen, es decir, casi todas las cámaras sirven para ese objetivo, salvo que se requieran especificaciones particulares. Dado que hay diferentes tipos de testigos métricos para seleccionar el más adecuado de cada caso en particular hay que tener en cuenta: tipo de iluminación que debe de ser utilizada, precisión de la medida que se requiere, grosor del elemento por fotografiar, tamaño del elemento por fotografiar; rigidez necesaria del testigo métrico, con la implementación de bases de datos automatizados y de sistemas de búsqueda electrónicos; se hacen necesarias más precisión y exactitud en las fotografías y en los testigos métricos empleados, este último debe proporcionar una medida tan exacta y de acuerdo con el sistema que medirá la información fotográfica. Aunado a esto el fotógrafo debe relacionar el objeto con el entorno que le rodea a través de tomas fotografías panorámicas; realizar encuadres detallados de los objetos o personas involucrados en algún caso; realizar fichas de identificación, así como imágenes complementarias. Y como dijo Fabián no cualquier tonto es fotógrafo. * El autor es presidente de la Comisión de Difusión del Instituto de Investigación Jurídica de la Universidad de la Californias Internacional.

Comentarios