No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Importancia del protocolo en seguridad pública

Necropsia urbana

Nos dicen que el primer respondiente en el sistema penal acusatorio es la primera autoridad con funciones de seguridad pública en el lugar de la intervención; ahora bien, ¿quién tiene o realiza funciones de seguridad pública? La Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública nos precisa que: “la función de Seguridad Pública se realizará en los diversos ámbitos de competencia por conducto de las instituciones policiales, del Ministerio Público, de las instancias encargadas de aplicar las infracciones administrativas, de los responsables de la prisión preventiva y ejecución de penas, de las autoridades competentes en materia de justicia para adolescentes, así como por las demás autoridades que en razón de sus atribuciones deban contribuir directa o indirectamente al objeto de esta Ley”. Las autoridades que actúan como primer respondiente adquieren gran relevancia dado que son las primeras en conocer la noticia criminal para dar inicio a la investigación, por tal motivo, un factor de éxito en el actual sistema de justicia penal recae en las acciones que realice oportunamente el primer respondiente, por lo que resulta necesario establecer los alcances de las actuaciones de estas autoridades y generar las condiciones necesarias para la intervención de los actores en el proceso, complementando las actividades realizadas por el primer respondiente. Es en este sentido que adquiere una importancia relevante que los elementos que tengan dentro de sus actividades actuar como primeros respondientes basen su participación bajo las normas del Protocolo Nacional de Actuación del Primer Respondiente, emanado del Consejo Nacional de Seguridad Publica. Este Protocolo Nacional de Actuación del Primer Respondiente tiene como objetivo general dotar a aquellas autoridades que realicen funciones de primer respondiente, con un instrumento en el que se homologuen los lineamientos de su actuación, de conformidad a lo que establece la Constitución, los tratados internacionales en los que el Estado mexicano sea parte y el Código Nacional de Procedimientos Penales. Por supuesto que también cuenta con objetivos específicos como establecer el procedimiento necesario para garantizar la actuación del primer respondiente, bajo los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos. Es importante proporcionar un instrumento que brinde seguridad y certeza jurídica en el actuar del primer respondiente, mediante el desarrollo sistemático de su participación y en coordinación con las autoridades que concurren en el lugar de intervención. Para fortalecer y guiar las funciones del primer respondiente, estandarizando la calidad técnica y administrativa de su actuar; homologar los procedimientos, la organización y todos aquellos registros que sean inherentes a quien actué como primer respondiente. Los fundamentos legales que se presentan los considero importantes para el policía y los que hacen funciones de seguridad pública y confío en que será el Protocolo Nacional de actuación del primer respondiente un material de gran ayuda para todos los que de manera directa o indirecta nos involucramos en el sistema penal acusatorio. * El autor es presidente de la Comisión de Difusión del Instituto de Investigación Jurídica de la Universidad de la Californias Internacional.

Comentarios