Columnas Nuevas a cerca del futuro telescopio espacial James Webb

Frontera Astronómica

Por

Dra. Aída H. Nava Bencheikh mam@astrosen.unam.mx El telescopio espacial James Webb (en inglés James Webb Space Telescope o JWST) es un observatorio espacial que estudiará el cielo en frecuencia infrarroja, y cuyos principales objetivos científicos son estudiar el nacimiento y evolución de las galaxias y la formación de estrellas y planetas. Es un telescopio de 6.5 metros de diámetro, que tendrá una órbita al rededor del Sol, y que será colocado en el punto Lagrangiano L2 del sistema Sol-Tierra. El punto L2 se encuentra a 1.5 millones de km de la Tierra, más allá de la Luna, por lo que no será posible enviar astronautas a JWST para repararlo o mejorarlo, como se ha hecho en cuatro ocasiones con el telescopio espacial Hubble, el cuál se encuentra mucho más cerca, es decir, a 570 km de altura sobre el nivel del mar. El punto L2 es tal que el Sol, Tierra y telescopio permanecen alineados, gracias a ajustes periódicos de la posición del telescopio relativa a L2. Otros observatorios astronómicos que han sido exitosamente puestos en L2 son WMAP, Herschel, y Planck. El lanzamiento de JWST por un cohete Ariane 5, desde la Guayana Francesa, estaba originalmente previsto para Octubre de 2018, pero había sido pospuesto para Septiembre de 2019, debido a retrasos en el ensamblaje de las partes. Sin embargo, en Marzo de 2018, la NASA lo aplazó nuevamente, esta vez para no antes de Mayo de 2020, debido a varios motivos. El primer motivo fue que se requerían más pruebas de los intrincados sistemas del telescopio. El segundo motivo fue que el escudo solar que tiene que mantener al telescopio a una temperatura por debajo de los -223 grados Celsius, para su operación óptima, no funcionó de la manera esperada durante las pruebas. Dicho escudo cuenta con cinco membranas independientes del tamaño de una cancha de tenis, que actúan como una sombrilla para el telescopio. Para las pruebas del escudo, se planearon dos semanas para desplegarlo y un mes para doblarlo y guardarlo, pero se tardaron un mes en desplegarlo y dos meses en doblarlo y guardarlo. Además, el escudo presentó desgarres que había que reparar. Finalmente, un transductor del sistema de propulsión que había sido incorrectamente alimentado tuvo que ser re-emplazado. Debido al retraso en el lanzamiento de JWST, su precio de 8, 800 millones de dólares podría aumentar. Para poder observar con JWST, habrá que entrar a competencias anuales internacionales por tiempo de observación. La primera competencia se dividió en dos categorías que en inglés se llaman “Early Release Science (ERS)” y “Guest Observer (GO)”. La competencia por tiempo tipo ERS fue en Agosto 2017 y los resultados fueron anunciados en Noviembre 2017. En esta categoría, las propuestas ganadoras fueron las que mejor demostrarán lo revolucionario que es el telescopio y obtendrán datos que sean útiles para planear futuras observaciones. Dos institutos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto de Radioastronomía y Astrofísica que se encuentra en Morelia, y el Instituto de Astrofísica, campus Ensenada, mandaron propuestas en la categoría ERS. Desafortunadamente, no obtuvieron tiempo de observación. En principio, la fecha límite para competir en la categoría GO es Febrero de 2019. Esperamos que algunas de las propuestas que enviarán instituciones mexicanas en el futuro obtengan tiempo de observación. Eso sería realmente grandioso para la ciencia de nuestro país. Investigadora del IA-UNAM, Ensenada cortesía

Comentarios