Columnas Un grito desesperado en Tijuana

En la red

Por Alfredo Alvarez

Este lunes a media mañana, Tijuana volvió a ser noticia nacional, un sujeto desquiciado comenzó a disparar en contra de transeúntes en una de las principales calles de Playas, atrincherado en su domicilio y tomando como rehenes a su esposa e hijo, amenazó con hacer estallar un tanque de gas, afuera la calle cerrada con docenas de policías y militares, parece la descripción de una película de Robert Rodríguez, pero no, es nuestra Tijuana que grita desesperada por que le ayuden. Y no, no es culpa solo de las autoridades, pero tampoco se les exenta de responsabilidades, ni tampoco es culpa únicamente del tipo quien un día se despertó con ganas de joderse al mundo sin importar consecuencias, la sociedad también lleva responsabilidad, no es un regaño, es un llamado a hacer conciencia y trabajar como una comunidad que sólo unida logrará el progreso que tanto aspiramos. La mayoría de nosotros, habitantes de un vecindario, fraccionamiento, colonia o poblado en Tijuana, sabemos cuándo tenemos a un vecino problemático, aquel que lanza disparos al aire todas las navidades, o aquel que observamos con actitudes sospechosas o delictivas, es muy difícil que personajes como el abatido el lunes sean discretos. También es importante que nuestras autoridades, desde el ámbito municipal, estatal o federal, creen la suficiente confianza como para poder denunciar este tipo de conductas, ciertamente pocas personas denuncian a sus vecinos, pues no se sienten con las garantías de que su denuncia sea atendida, pues cuando ocurren ilícitos, es común que las autoridades tarden demasiado atendiendo el reporte. Sin embargo, es necesario que los tijuanenses hagamos conciencia y entre todos cuidemos nuestros vecindarios, no para que las autoridades se laven las manos y nos dejen la responsabilidad a nosotros, pero si no trabajamos juntos, siendo los ojos para que la autoridad actúe, no podremos evitar escenarios como el que vivimos en Playas este lunes. Pues un tipo que decide asesinar a su hijo casi recién nacido, que sacrificaba animales en su patio, que poseía armas y tenía a su familia en condiciones deplorables, no es una persona que se hiciera así de la noche a la mañana, tiene un proceso de degradación, de entropía que no se detendrá si la sociedad no actúa. ¿Cuántos sujetos no puede haber en Tijuana que estén al borde del desquiciamiento como el que disparó en contra de oficiales y asesinó a su familia en Playas de Tijuana? ¿Cuándo tendrán un detonante para que todo se salga de control como este lunes? ¿Qué tanto pueden hacer sus vecinos para evitar verse como aquellos que estuvieron por varios minutos pecho tierra en la calle Paseo Pedregal? Tijuana lanzó un grito de ayuda para que no vuelva a repetirse un escenario así, depende de todos, se la sociedad y de las autoridades, que no se vuelvan a ver situaciones de este tipo en la ciudad. Por un lado los vecinos, que necesitan tener el valor y la determinación para denunciar conductas delictivas o ilegales. Y por el otro, que las autoridades trabajen para tener mayor credibilidad, mediante acciones contundentes y que den respuesta a los llamados que la sociedad hace pidiendo ayuda. *El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico.

Comentarios