Columnas AMLO: El Súper Presidente

En la red

Por Alfredo Alvarez

Andrés Manuel López Obrador puede convertirse en el presidente de México con el mayor número de votos a su favor en toda la historia, claro, si es que la gente que demuestra tal intención en redes y encuestas en las urnas. Pero eso no lo hace un “súper presidente”. Si es importante, pero no lo es todo. Lo que puede convertir a AMLO en el híperpresidente de México es que también tendrá mayoría en ambas cámaras y un gran número de estados controlados desde las gubernaturas y congresos locales, si es que la misma tendencia se cumple. Creo entonces, sería el presidente más poderoso desde Carlos Salinas de Gortari, con una par de grandes diferencias a favor de AMLO: la legitimidad y el apoyo social. El 1 de julio, ganaría por la preferencia del electorado, cosa que dudo haya sucedido en el periodo de Salinas. ¿Qué tenemos entonces? Un verdadero súper presidente en ciernes. Ojo: Eso no es lo ideal para un país democrático, pero aquí no importará qué es ideal o que no lo es, sino la tendencia popular de cambiar el rumbo de México y el profundo deseo de ver al PRI y al PAN derrotado. Son dos factores esenciales los que me preocupan ante el súper presidencialismo: Primero: No tener contrapeso en el Congreso de la Unión, siempre es un riesgo en cualquier nación, pero finalmente es parte del juego democrático, el que gana manda, y manda en todo, nadie puede decir que AMLO no marcaría líneas a San Lázaro, y deberán ser obedecidas. La única parte positiva de esto es que no habría pretextos para cumplir lo prometido, pero si las cosas le salen mal, los resultados serían terribles. Segundo: El efecto AMLO esta “jalando” hacia arriba para ganar a muchos candidatos que jamás debieron serlo. Desde gente ligada al narco al menos en sospechas, como ex priistas, ex panistas y de otros partidos con las mismas mañas que AMLO combate. Creo que AMLO lo sabe pero a diferencia de otras elecciones, esta vez no le importa con tal de ganar. El elector votará en bloque pensando que “todos son AMLO”, pero la realidad es completamente distinta. Muy pocos son AMLO. En lo personal ya empiezo a ver a un AMLO presidente y no me parece mal, es un cambio verdadero, ojalá que las cosas le salgan bien, sería entonces un cambio positivo, eso queremos los mexicanos. Lo que me preocupa es: ¿Qué hará para justificar las promesas no cumplibles que ha hecho? Algunas sí llegarán pero otras no. ¿Qué tan lejos estaría dispuesto a llegar con el control total del Congreso? ¿Cumplirá los acuerdos a esas fuerzas cuestionadas que lo ayudaron a llegar? En caso de no hacerlo… ¿Qué harían esas fuerzas? La última parte que me preocupa es: ¿Qué hará la gente cuando no lleguen los resultados de esa alta expectativa creada? Sin duda se hará historia en muchos sentidos, esperemos que para bien. *El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico.

Comentarios