Columnas Carta para Gregorius, el glorioso holandés

En la pelota...

Por Juan Vené

Mi apreciado Didí: Cuando el cinco de diciembre de 2014 se anunció que los Yankees te adquirían, muchos se preguntaron en Nueva York, “Didí, ¡¿quién?!”. Por supuesto ningún neoyorquino estaba obligado a saber quién eras tú. Pero ahora, en tu cuarta temporada con Yankee Stadium como hogar, estás pasando a la historia de las cosas buenas. Has sido tan sensacional en el campo y en lo personal, que en vez de echar de menos de Derek Jeter, se ovaciona tu presencia. A Jeter nadie lo va a olvidar, por supuesto, pero tú haces tu propia historia. E histórico es que hayas obligado a cambiar de posición al prospecto número uno de la organización, Gleyber Torres, el muchacho que adquirieron los Yankees de los Cachorros para que ocupara el lugar de Derek. Ahora ese caraqueño se ha visto obligado a jugar en segunda base. Porque bateas para .368. Es que algo comes o tomas en Nueva York que no veías en Arizona, porque nunca sacaste más de siete jonrones en una temporada, y en 2016 te fuiste hasta 20 y a 25 en 2017; Jamás habías impulsado más de 28 carreras, pero con los Yankees, 56 en 2015, 70 en 2016, el año pasado 87 y ahora eres líder de las dos Ligas con 30 en solo 26 juegos. Extraño caso, Didí, porque se supone que a los jóvenes como tú, 28 años, y más, procedentes de un campo como ese desierto occidental, les hace mucho daño Nueva York, y deben pasar por laaaargos periodos de adaptación. Tú eres lo contrario. Por allá un bigleaguer mediocre, en la metrópoli un digno sucesor de Jeter. Es lógico que uno vea muchos éxitos y muchos dólares en tu futuro. Te están pagando ocho millones 350 mil dólares por esta temporada, la última de tu contrato, por lo que tus agentes, “Excel Sport Managemant”, ya deben estar considerando que a Derek Jeter le pagaron hasta 22 millones 600 mil anuales, y tú no debes andar muy lejos. Lo mereces… Buena suerte... Abrazos, Juan Vené. RETAZOS.- ** El valenciano David Peralta (Diamondbacks) sorprendió al mundo del beisbol con dos jonrones del sábado frente a los Nationals. En dos turnos consecutivos le pusieron lanzamientos en el centro de home y mandó la pelota tan lejana, que los outfielders ni se movieron. ** El pelotazo que recibió en la mandíbula Alberto Carrión no le causó grandes males, según informaron los médicos. Podrá reaparecer en el próximo juego de los Pericos. Ocurrió en la casa de Leones de Yucatán. La maldad la hizo una pelota a 88 millas … ** Los Mets reactivaron ayer al lanzador californiano Jason Vargas, de 35 años. Estuvo fuera de acción desde el 16 de marzo, cuando en juego de exhibición sufrió fractura de la mano derecha. Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Comentarios