Columnas Una muesca más

Educación

Por

"Por el derecho a la libertad de expresión" La mala administración del gobierno municipal de Tecate, de carácter priista, se manifiesta de nueva cuenta provocándole un perjuicio a la ciudad, pero beneficiando a la alcaldesa, los regidores y los funcionarios de primer nivel. Por medio de artimañas y con el apoyo incondicional de ocho regidores, aprobaron el trámite de una nueva deuda por 30 millones de pesos. Sin embargo, cuatro regidores no dieron su aprobación lo cual evidencia más esta medida económica, por los destinos que seguramente tendrán estos dineros. La cuestión de que sea respaldada por el Congreso del Estado resulta irrelevante, pues con seguridad le darán el espaldarazo. Los diputados no están interesados en proteger a las ciudades de los malos manejos de las finanzas en los ayuntamientos y aprueban todo como si fueran asuntos baladíes. No es necesario hacer un análisis muy profundo para llegar a la conclusión de que el efectivo lo necesitan para pagar los aguinaldos al personal sindicalizado y al de confianza. Lo paradójico de este asunto es que ese dinero fue presupuestado a principios del año; fue presentado a la XXII Legislatura Estatal y se aprobó. Por lo cual debió, por ley, haberse respetado y conservado sin tocarse para ser usado a los fines que le dieron origen y que justificaron su aprobación. La alcaldesa y el Cabildo de manera irresponsable e ilegal, lo desviaron para cubrir otras necesidades cometiendo así una transgresión a la ley. La Auditoria General del Estado debería ser hecha del conocimiento de esta resolución, para que dictamine en contra y se evite un endeudamiento irresponsable. Este acuerdo del Cabildo va en contra de los intereses de la comunidad tecatense y demuestra, una vez más, que lo que menos les interesa es velar por el bien de los ciudadanos. También se reafirma que el centro de la política de la alcaldesa es la corrupción y la promueve descaradamente. Por ejemplo, es vergonzoso ver las patrullas todas desvencijadas, sin focos delanteros o traseros y sin placas. De la misma manera, los ciudadanos nos preguntamos ¿cuántos vehículos "chocolates" utilizan las dependencias municipales para realizar sus tareas? ¿Cuántos choferes del Ayuntamiento tienen sus documentos, como licencias o tarjetas de circulación, regularizados? Si los vehículos y los conductores fueran revisados formalmente no pasarían la prueba. Nereida Fuentes ha traicionado a la ciudad al no velar por nuestros intereses. El descarado actuar de César Moreno al oficializar y dando por terminadas obras que nunca fueron realizadas, por las cuales se pagaron millones de pesos, efectuándose un peculado comprobado fotográficamente, no ha sido suficiente para que la alcaldesa lo persiga. Al contrario, ha sido la obstrucción más obstinada para entregar información. Si, así como promovió este nuevo endeudamiento, dedicara tiempo y recursos para promover la investigación, denuncia y consignación de este ex presidente municipal, ya estaría en la cárcel pagando. Por el contrario, se ha pertrechado en sus discursos banales alegando boberías para justificar su insulsez. La realidad es que se está pasando por el arco del triunfo los delitos cometidos en contra de nuestra ciudad y nuestros intereses. No obstante, va a disfrutar su aguinaldo a costa de endeudarnos más. ¿Esto acaso le preocupa y no la deja dormir? Obviamente que no. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios