No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Intereses del transporte en Rosarito

Agua Caliente

Por

El transporte público en Rosarito atraviesa por una crisis que ha dado como resultado la división de dos grupos, uno de ellos apoyado por el regidor de la Comisión de Transporte, Miguel Calles Muñoz y el otro por el director de la dependencia en cuestión Enrique Díaz. Éste último ha impulsado una propuesta para que se apruebe por el Cabildo una moratoria para evitar que se otorguen más concesiones para taxis, argumentando que el transporte está saturado en Rosarito. Calles Muñoz asegura en tanto que es necesario crear al menos tres rutas para cubrir la demanda de transporte en la ciudad y para ello propone otorgar al menos 25 nuevos permisos, que serían entregados a choferes que tienen hasta más de 20 años tras el volante suspirando por un juego de placas, pues si bien en administraciones anteriores los gobernantes se han dado vuelo entregando permisos a diestra y siniestra, no han sido estas para los verdaderos trabajadores. El problema es que mientras los dos bandos se pelean y meten zancadillas en las negociaciones para medir fuerzas, poco se ha avanzado para conocer las necesidades reales del Municipio, que carece a estas alturas de lo elemental como lo es un plan maestro de vialidades y han llevado sus alegatos a una lluvia de demandas que poco abonan para resolver el problema que padecen los usuarios del transporte, quienes deben aguantar un muy mal servicio con choferes poco capacitados y unidades viejas. Así las cosas, no se vislumbra hasta cuándo se podría tener un transporte público digno ni siquiera porque en el Cabildo se colocó a un líder transportista como lo es Miguel Calles, cuyo trabajo solo se ha destacado por promover incrementos a las tarifas y descuentos para los choferes. Mala cuenta. En el ámbito político las aguas están muy turbulentas tanto en el PAN como en Morena porque sus militantes nomás no se ponen de acuerdo y las grillas internas a estas alturas están al rojo vivo. En el PAN, Silvano Abarca, quien pretende eternizarse en la Presidencia Municipal, pues busca su tercer periodo en el corto plazo de vida del Municipio que nació en 1995, quiere llegar a costa de lo que sea aun si para ello tiene que dejar las filas azules, pues ya ha sostenido reuniones con representantes del PES, primero para presionar al PAN y segundo como su carta “extra” para candidatearse, pues aseguran que su afición por los casinos le demanda cada vez más efectivo. Por el lado de Morena los pleitos no son menores e incluso se celebran sesiones por separado entre los miembros del partido que apoyan a Fernando Serrano y Araceli Brown y los que prefieren a su dirigente Fidel Mogollón, así que se antoja una pelea a tres caídas sin límite de tiempo, pues parece que las preferencias están a la par. De Netflix a BC El que anduvo en la entidad fue el famoso Philip Rosenthal de la serie de Netflix “Somebody feed Phil”. Y es que hace unos días subió en una de sus redes sociales una fotografía en la que aparece con el chef Javier Plascencia en el Valle de Guadalupe. En su serie viaja por distintos lugares del mundo disfrutando de la gastronomía de los lugares. En la foto aparece con bocado en mano, así que seguramente muy pronto hablará de la comida Baja Med y de las delicias gastronómicas de esta región.

Comentarios