Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Ensenada / Ensenada

Reúnen 17 mil firmas para exigir un alto a la contaminación en Ensenada

Buscan que se tomen medidas urgentes o inmediatas para terminar con la contaminación de aguas negras en la Bahía de Ensenada.

Contaminación

Ensenada, B.C.- Personas residentes de Ensenada presentaron al gobierno del estado alrededor de 17 mil firmas recolectadas a través de la plataforma digital Change.org, exigiendo que se tomen medidas urgentes o inmediatas para terminar con la contaminación de aguas negras en la Bahía de Ensenada, informó Gabriel Camacho Jiménez, representante legal de la Asociación Civil Ciudadanía Mexicana.

“La Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe) es un organismo dependiente del estado, encargado de prestar los servicios de agua potable, alcantarillado, y saneamiento, sin embargo, desde el año 2021 ha sido identificada como una de las principales fuentes de contaminación de playas y arroyos, debido a que las plantas de tratamiento no tienen mantenimiento suficiente o no se dan abasto”, planteó.

El activista señaló que las autoridades y particularmente las que están a cargo de la Cespe y de la Secretaría para el Manejo, Sanieamiento y Protección del Agua, han sido omisas para proponer acciones para resolver el problema de la contaminación por naguas residuales.

Te puede interesar: Asesinan a tres en la Colonia Gómez Morín

“En muestreos de calidad de agua ciudadanos, realizados durante 2023 con el apoyo de la Facultad de Ciencias Marinas, los datos de coliformes encontrados están por encima de las líneas base de la normatividad mexicana, datos que contrastan a las cifras oficiales de la Cespe, quien además debería estar publicando esta información en su sitio web”, consideró.

Camacho Jiménez puntualizó que la entrega de firmas es un llamamiento a las autoridades, incluso a las candidaturas que están en curso para puestos de elección popular, a posicionar el asunto del saneamiento como una prioridad en la agenda política.

“Se trata de una contaminación que no se ve, pero que va dañando a los humedales, provoca pérdidas a las economías locales y afecta a la salud y la calidad de vida de las personas”, enfatizó.

En esta nota