Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

Amas en casa

Las recientes reformas aprobadas por el Congreso local a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Ciudadana de Baja California que entraron en vigor esta semana, para que los policías municipales y estatales puedan usar el arma oficial cuando estén fuera de servicio e incluso llevársela a su casa, ha provocado opiniones encontradas.

Las recientes reformas aprobadas por el Congreso local a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Ciudadana de Baja California que entraron en vigor esta semana, para que los policías municipales y estatales puedan usar el arma oficial cuando estén fuera de servicio e incluso llevársela a su casa, ha provocado opiniones encontradas.

Para algunos abogados, la mencionada ley apoyada por el diputado ex panista, ex emecista y ahora recalcitrante morenista, Juan Manuel Molina, tiene algunos candados que impiden prestar el arma a los agentes fuera de servicio.

De hecho, el artículo 46 señala claramente que para poder portar el arma estando fuera de servicio, lo deben solicitar a la persona titular de la institución de seguridad del Estado.

Por lo menos hasta el momento, el titular de seguridad del Estado, general Leonardo Aguilar Durán, ha dejado en claro su desacuerdo y cuestionado las reformas realizadas por los legisladores a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Ciudadana de Baja California.

Eso por un lado, por otro, el mismo artículo en el inciso VI, establece otro candado: “Que la licencia colectiva correspondiente así lo permita”.

Es decir, que la licencia para la portación otorgada por la Secretaría de la Defensa Nacional lo autorice, por lo que parece será un obstáculo.

Otro problema que podrían tener los agentes que se lleven el arma, es que podrían ser detenidos por los militares, por la Guardia Nacional o por la Policía Federal Ministerial por portación de arma de fuego puesto que la licencia colectiva lo autoriza sólo mientras están en sus funciones.

CELEBRAN TURISMO

En el marco del día del Turismo, que se conmemoró ayer, la Secretaría de Turismo, que encabeza Miguel

Aguiñiga Rodríguez, llevó a cabo una celebración en el Baja California Center en Rosarito. Comentan que desde la llegada de Aguiñiga Rodríguez a esta Secretaría, poco a poco se ha ido recuperando el turismo en la región.

Y es que dicen que el funcionario se ha encargado de que Baja California esté presente en los principales foros relacionados con los proveedores de este sector.

Ayer, bajo el lema “Turismo e Inversiones Verdes”, llevaron a cabo conferencias, ponencias y talleres en el que participaron unos 180 miembros de la cadena de valor turística.

Aguiñiga es uno de los funcionarios que cuenta con más aprobación de la Gobernadora, dicen, pues ha sabido darle vida a esa dependencia que estuvo desaparecida en la pasada administración.

Incluso, el año que entra, Baja California es invitado al IBTM de las Américas, que viene siendo el evento que reúne a la comunidad más grande de organizadores de eventos y creadores de experiencias de México.

LOS “CHOCOLATES”

Ya se veía venir la enésima prórroga concedida por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para regularizar los vehículos introducidos al país de contrabando, sin necesidad de pagar los derechos para importación, puesto que este es un año electoral y el mandatario necesita mantener su popularidad y beneficiar a quienes serán candidatos morenistas.

Desde que empezó el programa en marzo del año pasado, han sido miles de automovilistas que han aprovechado el pago simbólico por la regularización, pero por todas las ciudades y carreteras se pueden ver aún la circulación de autos “chuecos”. De hecho así continuarán en la impunidad miles de propietarios de vehículos “chocolate”.

Así que los gobernantes prefieren dar largas al asunto en año electoral. Cuando el año electoral termine ya habrán ingresado otros miles y miles de autos de contrabando al país y será el cuento de nunca acabar.

En esta nota