Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

La franquicia más exitosa

En las redes sociales circulan fotografías antiguas de equipos de baloncesto y una de ellas es la de los Dragones de Tijuana, sin duda, la franquicia más exitosa que ha tenido el deporte ráfaga profesional de la ciudad.

En las redes sociales circulan fotografías antiguas de equipos de baloncesto y una de ellas es la de los Dragones de Tijuana, sin duda, la franquicia más exitosa que ha tenido el deporte ráfaga profesional de la ciudad.

Los Dragones militaron en el Circuito Superior de Básquetbol, conjunto propiedad del licenciado Ricardo Gibert Herrera, que con el Diario Baja California, ya desaparecido, patrocinaba un equipo en los torneos municipales de Primera Fuerza.

Para su debut en el CSB, los Dragones se armaron el talento local y los dos jugadores extranjeros que se permitían, en aquel entonces, fueron Donald Jackson y Reese Stoval, con Mario Peña, el Abuelo, como coach.

La verdad, no recordamos a todo el plantel, pero estaban Enrique Chacón, Alejandro Rodríguez y Abel Mora; estos dos últimos, que ya tenían experiencia en el CSB, el Tribilín con Panteras de Aguascalientes y en la selección nacional.

También tenían en sus filas al Cochito Castillo, Alfonso Villa y Roberto Mendoza, que no es el Caballo, quien juega con Mandilones en el torneo tradicional del Club Social y Deportivo Olímpicos.

Este Mendoza es uno de los hijos del Langacha, muy conocido en el básquetbol que batallaba por tener un escenario donde botar el balón y hacer canastas.

Ese equipo de los Dragones, con el que debutaron en el CSB, contaba en sus filas con Ernesto Gómez, el Mocho, un artista con la patineta y que después se dedicó a jugar tenis, a buen nivel.

Otros refuerzos, además de los morenos Jackson y Stoval, fueron Jorge Molina y Rubén Aguirre, de lo mejor que ha tenido el baloncesto de Mexicali y claro que había otros jugadores en el quinteto de Tijuana, que, por ahora, escapan de nuestra memoria y es que desde esa campaña pasado casi 50 años.

Viendo el éxito de los Dragones, ya no en el CBS intentaron con los Potros, en torneo muy parecido al Circuito de Baloncesto de la Costa del Pacífico y los Pegasos, quinteto propiedad de Alfonso Erdmann Baltazar, uno de los hombres de confianza de Gibert Herrera en la organización de los Dragones.

Potros era de la misma organización que presidía Arcadio Valenzuela, cuando fue dueño de los Potros de Tijuana, del béisbol invernal de la Liga Mexicana del Pacífico.

Tijuana también tuvo franquicia de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, la LNBP, con los Galgos, que no fue el negocio que esperaban y también se fueron.

Llegó el Cosmos, equipo que tenía todo el apoyo de quienes gobernaban Baja California aquellos años, pero tampoco fue del agrado del fanático local, que es conocedor del deporte ráfaga y, por consiguiente, exigente.

Hubo otros Dragones, que hacían cáscaras con morenos, qué en cada presentación, eran los mismos, pero con otros uniformes.

Actualmente, Tijuana tiene dos equipos en el deporte ráfaga de paga, los Zonkeys, tricampeones del Circuito de Baloncesto de la Costa del Pacífico, el Cibacopa y Coyotes, que militan en el Circuito de Baloncesto del Pacífico, el Cibapac.

Nada que ver con los Dragones del Circuito Superior de Básquetbol, pero es lo que hay para quienes gustan del deporte ráfaga.

Ya no tenemos espacio para más Apuntes, que hasta aquí llegan…por hoy, sigan cuidándose, usando cubreboca y gel antibacterial, además de guardar la sana distancia.

En esta nota