Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

Difícil situación

Donde seguramente la situación se podría poner más difícil será en el Poder Judicial del Estado, porque todo parece indicar que con la llegada de la fiscal Ma. Elena Andrade Ramírez (no es María, es Ma. según sus documentos oficiales) se pretende incrementar la judicialización de casos.

Donde seguramente la situación se podría poner más difícil será en el Poder Judicial del Estado, porque todo parece indicar que con la llegada de la fiscal Ma. Elena Andrade Ramírez (no es María, es Ma. según sus documentos oficiales) se pretende incrementar la judicialización de casos.

Es decir, mientras en el Poder Judicial del Estado, donde firma como presidente el magistrado Alejandro Isaac Fragozo López, se reconoce un rezago tanto en juicios orales como notificaciones en el Sistema de Justicia Oral Penal, la Fiscalía General del Estado (FGE) empezará a mandar más casos.

Si con la carga actual de casos judicializados hay rezago en juicios orales, los tiempos previstos en los códigos no se respetan y para lograr una audiencia hay tiempo de espera de seis o siete meses, con más casos enviados por la FGE el sistema ahora sí de plano va a colapsar.

En las indiscretas paredes del Poder Judicial del Estado se escucha que los magistrados y Consejeros de la Judicatura están conscientes de que el sistema penal oral, que empezó en Mexicali apenas hace trece años, no funciona como debe ser, por lo que parece ya tienen sobre la mesa la idea de hacer cambios, quizá de administrador judicial, así como ver quiénes son los jueces donde aflora la carencia de compromiso y actitud.

Lo que también es seguro es que si ahora, ya con el reconocimiento de un rezago, no se realiza la corrección adecuada, en unos cuantos meses o años el “nuevo” sistema estará igual o peor que el sistema tradicional, donde vale la pena decirlo, con todas sus fallas, los seis jueces de Mexicali dictaban anualmente más sentencias que los 30 actuales del sistema oral.

Por cierto, y esto debería poner en alerta a magistrados y consejeros, porque es sabido que hay un enorme problema con los notificadores del sistema penal oral, porque éstos simulan realizar las notificaciones y ni jueces ni administrador judicial se dan cuenta.

Dicen los enterados que por ese motivo un sinnúmero de audiencias son aplazadas, diferidas o canceladas, lo que incrementa la “bola de nieve” en la que se ha convertido el rezago, y eso tan solo en Mexicali, porque en la zona costa aun cuando el mencionado sistema empezó hace cinco años, ya padece problemas similares.

Claro que posiblemente las agrupaciones de abogados no batallan mucho, porque parece haber línea digital directa con las altas esferas judiciales para no batallar.

TERMÓMETRO POPULAR

Indudablemente las fiestas patrias siempre representan un orgullo para las personas de todos los estratos sociales, en donde cada 15 de septiembre por todos los rincones del país se pueden ver desde las personas más humildes hasta las encopetadas celebrando el Grito de Independencia.

El estado más occidental del país no podía ser la excepción, porque en las festividades patrias se le pone un sabor especial al festejo, donde personas que han llegado de otros estados de la república, así como los nativos, le ponen un sabor especial. Por cierto, quienes durante los festejos quedaron sorprendidos fueron los clientes de una conocida taquería de la calzada Independencia, quienes cuando disfrutaban de los tacos de asada, pollo y pastor, vieron que por la puerta entró nada más y nada menos que la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, quien llegó para echarse unos tacos.

En cuanto entró, de manera espontánea los comensales la recibieron con un fuerte y emotivo aplauso, lo que evidencia el cariño y respeto hacia la mandataria.

Quién sabe cómo les iría a los ex gobernadores como Jaime Bonilla Valdez o Francisco “Kilo” Vega con el “aplausómetro” en lugares públicos de la entidad, o quizá temen exponerse al “chiflómetro”.

CONTRADICCIÓN

Llama la atención que mientras el general Luis Crescencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional, hizo un llamado a la unidad nacional durante su discurso por el Día de la Independencia, su patrón y comandante supremo, Andrés Manuel López Obrador, actuó completamente al revés, groseramente, por no tener la cortesía de invitar a las ceremonias a la representante del Poder Judicial de la Federación, ministra Norma Lucía Piña Hernández, por considerar a magistrados, ministros y Jueces federales como corruptos y, sobre todo, por no haber logrado someterlos a sus designios.

De la misma manera, el mandatario excluyó a las representantes de la Cámara de Diputados y del Senado de la República. Sin duda el mandatario ya sentado en Palacio Nacional ha decidido llevar a los hechos aquella tristemente frase que lanzó cuando se autonombró “presidente legítimo de México”: "Que se vayan al diablo con sus instituciones".

En esta nota