Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

Morenistas de Rosarito

La Casa Morena en Rosarito, estuvo llena ante el llamado por la unidad en favor de Claudia Sheinbaum; funcionarios públicos, taxistas y gente de las colonias retacaron el espacio del estacionamiento, donde se ubica la sede del partido pero no acudieron todos los solicitados.

La Casa Morena en Rosarito, estuvo llena ante el llamado por la unidad en favor de Claudia Sheinbaum; funcionarios públicos, taxistas y gente de las colonias retacaron el espacio del estacionamiento, donde se ubica la sede del partido pero no acudieron todos los solicitados.

En la convocatoria Fidel Mogollón, secretario Estatal de Derechos Humanos y Movimientos Sociales, además de ser la cara más visible del morenismo en Rosarito, anunció la presencia de Rocío Adame, Rosina del Villar, Mayra Robles y Pilar Olimpia Vargas, aunque éstas nunca llegaron.

Y es que para nadie es desconocido que estas damas no pertenecen al grupo de Araceli Brown Figueredo, quizá por ello el desaire, pues la alcaldesa movilizó a todas sus huestes para que el evento luciera.

Quizá de ahí la incomodidad reflejada en el rostro de Mogollón Pérez, quien llegó acompañado del dirigente estatal Ismael Burgueño, pues pretendía que la reunión se hiciera dentro de las oficinas pero el jelengue ya estaba afuera y no le quedó más remedio que aceptar, pues Brown Figueredo ya tenía rato con el megáfono en la mano alentando a la gente.

Burgueño se aventó el discurso de unidad criticando a la oposición y resaltando los logros de gobierno, además de pedir a los ahí presentes formar comités al por mayor en favor de Sheinbaum Pardo.

Lo chusco por así decirlo vino después, cuando Mogollón cedió el turno al megáfono a Araceli Brown, pero ésta abiertamente lo rechazó indicando que ella quería “cerrar” el improvisado mitin, él se negó, ella insistió, pidió a la gente que voceara el nombre de Mogollón y ante este entuerto, tuvo que salir al quite Burgueño para calmar las aguas aventándose otro discurso.

Al final, Brown Figueredo tomó el megáfono y Mogollón se sumió en el silencio, del que no salió el resto del evento.

Crece indigencia

En las últimas semanas el tema de las personas en situación de calle en el municipio de Ensenada ha tomado relevancia, luego de que una de las rampas del Puente EL Gallo colapsara debido a que una persona en situación de indigencia realizó una fogata en la zona para calentarse y provocó un incendio en una tubería.

Han habido otros incidentes lamentables como personas que a causa de las adicciones padecen de enfermedades mentales y constantemente ocasionan daños a negocios de la zona turística e incluso han agredido a turistas.

En ese sentido, autoridades y empresarios han coincido en que es necesario en contar con un centro de salud mental que albergue a este tipo de personas.

Quien ha puesto su esfuerzo en materializar este proyecto es el activista Rogelio Castro Segovia, quien tiene su propio albergue llamado “Por amor a las calles”.

Ahí no solo recibe a personas sin hogar, también a migrantes, Rogelio también ha luchado porque estas personas no sean enviadas a la fosa común y tengan un servicio funerario digno.

Justo ayer logró que autoridades entregaran el cadáver de una mujer en situación de calle que en vida llevó el nombre de Karina Moreno, quien fue sepultada para que si algún familiar la llega a buscar pueda encontrarla.

Por cierto, hay que recordar que Rogelio Castro fue candidato independiente a la alcaldía en las elecciones pasadas, siendo muy cercano al regidor Miguel Orea Santiago, quien ahora pertenece al Partido del Trabajo y recientemente se vio envuelto en la polémica luego de acudir a una colonia con su padre Ramiro Orea, quien había sido grabado dándole chicotazos a un adulto mayor.

Sin embargo, Rogelio y el regidor ya no son nada cercanos e incluso este último quiso colgarse la medallita de trabajar en favor de las personas en situación de calle, pero lo pusieron en su lugar.

En esta nota