Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

“Ahocar” a la Corte

Para nadie es un secreto, porque ha sido “cantado” desde el púlpito de Palacio Nacional, que se busca “asfixiar” al Poder Judicial de la Federación con el recorte de hasta 25 mil millones de pesos de su presupuesto, con el pretexto de “quitar privilegios” a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde firma como presidenta la ministra Norma Lucía Piña Hernández.

Para nadie es un secreto, porque ha sido “cantado” desde el púlpito de Palacio Nacional, que se busca “asfixiar” al Poder Judicial de la Federación con el recorte de hasta 25 mil millones de pesos de su presupuesto, con el pretexto de “quitar privilegios” a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde firma como presidenta la ministra Norma Lucía Piña Hernández.

Los motivos para buscar el “ahorcamiento” del máximo tribunal del país son precisamente porque el presidente Andrés Manuel López Obrador considera a los ministros, salvo a Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y la ministra Yasmín Esquivel Mossa, como corruptos y una decena de calificativos ofensivos más, solo porque han dictado resoluciones contrarias a los deseos del mandatario.

El problema es que al recortar el presupuesto del Poder Judicial de la Federación, más que golpear a los ministros de la SCJN, los afectados serían hasta un 60% de los órganos jurisdiccionales porque no podrían atender las obligaciones internacionales y legales, de acuerdo a análisis realizados por la propia Corte.

Pero esto parece no importar al mandatario nacional, porque su intención es “castigar” a los ministros, para debilitar al Poder Judicial de la Federación, el único al que no ha podido someter a sus designios.

REELECCIÓN

Tras la definición de las “corcholatas” a la Presidencia de la República, ahora sigue elegir a las locales.

En el caso de la alcaldía de Mexicali, una de las posibles aspirantes a la Presidencia Municipal es la actual alcaldesa Norma Alicia Bustamante

Martínez, quien sería la primera en reelegirse, ya que los dos anteriores alcaldes de la capital bajacaliforniana no lo hicieron por motivos diferentes.

Uno de los casos fue del panista Gustavo Sánchez Vásquez, quien buscaba reelegirse como alcalde, pero fue arrojado del Palacio Municipal en 2019 por Marina del Pilar Ávila Olmeda, quien era abanderada de Morena.

Pero Ávila Olmeda no terminó su periodo porque se fue en busca de la gubernatura de Baja California, la cual consiguió.

Así que ahora las posibilidades de Norma Bustamante son claras y puede convertirse en la primera alcaldesa de Mexicali por 6 años, ya que se le ha preguntado en ocasiones y no ha confirmado pero tampoco ha negado la posibilidad.

ARMADOS

Dicen que el quien estaba feliz el pasado jueves era el diputado ex panista, ex emecista y ahora morenista Juan Manuel Molina García, porque gracias a él se consiguió realizar una reforma a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Ciudadana de Baja California para que policías municipales y estatales puedan llevarse a su casa, como si fuera de ellos, las armas de las corporaciones.

El legislador estaba feliz porque quedó bien con las agrupaciones de policías que existen en la entidad, así que ahora ya le deben un favorcito.

Lo que no esperaban ni Molina ni los presidentes de las agrupaciones policiacas es que el secretario de Seguridad Ciudadana de Baja California, Leopoldo Tizoc Aguilar

Durán, iba a manifestar su rechazo a esa decisión tomada por el Congreso local, porque éste se tomó una atribución que no le corresponde, puesto que la portación de armas está regulada por la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

También “brincó” contra la decisión de los diputados el presidente del Comité Ciudadano de Seguridad Pública,

Ángel Záizar Prado, con el argumento también de que una ley estatal no puede contradecir a la ley federal. Ahora bien, para entorpecer las cosas, el mismo día de la aprobación de la ley se viralizó un video en donde un cantante apodado “Larry Donas” aparece en una calle de Mexicali manejando una patrulla de la Policía Municipal que sacó quién sabe de dónde diablos.

Así que si así cuidan o prestan las patrullas, qué se puede esperar de un arma de fuego.

En esta nota