Tendencias
Cintilla de tendencias

Tiroteo en Rusia

Caso Ayotzinapa

Grupo Firme

Lupe Tijerina

VIDEO: Eclipse en Marte, ¿qué contribuye a la ciencia?

Las manchas del Sol se producen por los campos magnéticos solares, que fluctúan todo el tiempo.

Avatar del

Por Redacción

(Captura de pantalla)

| Captura de pantalla

Hace unos días, el Perseverance, vehículo el cual envió la NASA a Marte, pudo grabrar un eclipse con Fobos, uno de los satélites marcianos. Es la primera vez que se filma algo así, y su importancia radica en que se pueden tomar imágenes muy precisas de las manchas del Sol, que ayudan a entender la estructura interna de esta estrella, dijo Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM.

Se producen las manchas del Sol por los campos magnéticos solares, que fluctúan todo el tiempo. Es de importancia entender cómo varía la intensidad de esta estrella y cómo son sus tormentas porque de alguna manera afectan el clima en la Tierra, añadió la académica universitaria.

En ocasiones, en el Sistema Solar ocurren cosas extraordinarias, como los eclipses. Algunos planetas tienen varios satélites naturales, la gran mayoría son irregulares, es decir, no son esféricos como nuestra Luna.

Te puede interesar: Asteroide del tamaño de un rascacielos se aproximará a la Tierra este jueves: NASA

En el caso de la Tierra, la Luna pasa delante del Sol y lo eclipsa completamente debido a que el tamaño aparente del satélite y el de nuestra estrella son iguales. Por esta razón, los eclipses son totales.

A veces hay algunos eclipses extraordinarios. Por ejemplo, en Júpiter todos los días surge este fenómeno astronómico porque sus “lunitas”, como Europa, Ganimedes, Ío, Calixto y otras, se interponen entre el Sol y el planeta.

La sonda Juno, que ahora visita a Júpiter, no sólo permite observar sus tormentas sino también las sombras que producen los eclipses de sus lunas.

En Marte –llamado como el dios de la guerra en la mitología romana– ocurrió algo extraordinario: sus dos satélites irregulares, muy pequeñitos también, se interpusieron entre el planeta y el Sol. Se llaman Fobos, “miedo”, y Deimos, “terror”.

El más grande, Fobos, está a 600 km de Marte y lo circunda tres veces al día. Su tamaño es 175 veces más pequeño que la Luna y cada vez se acerca más a su mundo. Probablemente en algunos millones de años colisionará con la superficie marciana.

Por fortuna, el Perseverance pudo fotografiar este eclipse, que cautivó a todos, concluyó la académica universitaria, con información de UNAM Global.

En esta nota

Comentarios