Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / telescopio espacial James Webb

Telescopio espacial James Webb capta flujo supersónico de una joven estrella

El telescopio espacial James Webb ha captado un chorro que viaja a través del espacio interestelar a velocidades supersónicas y que rodea a una estrella de solo unas pocas decenas de miles de años.

El telescopio espacial James Webb ha captado un chorro que viaja a través del espacio interestelar a velocidades supersónicas y que rodea a una estrella de solo unas pocas decenas de miles de años.

La imagen revela a Herbig-Haro 211 (HH 211), ubicado a unos mil años luz de la Tierra, en la constelación de Perseo, que es uno de los flujos protoestelares más jóvenes y más cercanos, lo que lo convierte en un objetivo ideal para Webb, según dice un comunicado.

Los objetos Herbig-Haro son rezonas giones luminosas que rodean estrellas recién nacidas y se forman cuando los vientos estelares o chorros de gas que arrojan estas estrellas forman ondas de choque que chocan con gas y polvo cercanos a altas velocidades

La imagen de HH 211 da a conocer una salida de una protoestrella de Clase 0, un análogo infantil de nuestro Sol cuando no tenía más que unas pocas decenas de miles de años y con una masa de solo el 8 % del Sol actual, eventualmente se transformaría en una estrella como la nuestra, indica EFE.

Las imágenes infrarrojas son de mucha utilidad para estudiar las estrellas recién nacidas y sus flujos de salida, ya que estas siempre están inmersas en el gas de la nube molecular en la que se formaron. La emisión infrarroja de los flujos de salida de la estrella penetra en el gas y el polvo que los oscurecen, lo que hace que un objeto como HH 211 sea “ideal para su observación con los sensibles instrumentos infrarrojos de Webb”.

La imagen muestra una vaarios choques de arco hacia el sureste (abajo a la izquierda) y el noroeste (arriba a la derecha), así como el estrecho chorro bipolar que los impulsa.

Webb revela esta escena con un nivel de detalle sin precedentes, con una resolución espacial entre 5 y 10 veces superior a la de cualquier imagen captada anteriormente de HH 211.

Los investigadores usaron las nuevas observaciones para determinar que el flujo de salida del objeto es relativamente lento en comparación con protoestrellas más evolucionadas con tipos de flujo de salida similares.

En esta nota