Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / NASA

¡Misterio resuelto! Primer tomate cultivado en el espacio, que desapareció hace 8 meses, ha sido encontrado por astronautas de la NASA

La desaparición del primer tomate cultivado ha sido uno de los mayores misterios del universo… hasta esta semana.

ESTADOS UNIDOS.- Uno de los grandes y curiosos misterios del universo se trata de la desaparición del primer tomate cultivado en el espacio y, esta semana, siete astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) anunciaron que la fruta “rebelde” fue encontrada, según información publicada en CBS News.

El tomate fue el primero en ser cosechado y cultivado en el espacio. Fue cultivado en marzo por el astronauta estadounidense Frank Rubio, quien ostenta el récord del vuelo espacial más largo, con 370 días.

El tomate Red Robin se cosechó como parte de un experimento de la NASA para cultivar productos en el espacio, para misiones a más largo plazo en el futuro.

¿Cómo desapareció el tomate?

Rubio mencionó que fue un momento de orgullo, hasta el día en que perdió la pista de la fruta, un producto básico en el espacio.

Coseché, creo, el que fue el primer tomate en el espacio, y lo metí en una bolsita", recordó Rubio en una entrevista con la NASA en octubre . 

Contó que terminó sacando el tomate de la bolsa Ziploc para mostrarles a algunos estudiantes el preciado producto, pero luego pareció extraviarlo.

Estaba bastante seguro de que lo até con velcro donde se suponía que debía hacerlo, y luego regresé y ya no estaba", dijo el científico.

Rubio dijo que estuvo buscando entre 18 y 20 horas el tomate, pero no tuvo éxito, por lo que asumió que se habría "secado hasta el punto de que no se podría saber qué era", y que podría haber sido arrojado a la basura accidentalmente.

El Imparcial: imagen de artículo

Un jugoso misterio

Debido a la naturaleza ingrávida del espacio, es probable que cualquier objeto que no esté asegurado o atado salga flotando. Y en la EEI, que es más grande que una casa de seis habitaciones, seguramente habrá una gran cantidad de buenos escondites para un tomate solitario.

En los meses transcurridos desde que desapareció el jugoso producto, algunos sospecharon que Rubio en realidad se comió el tomate, afirmación que él negó hasta que lo encontró.

Ojalá algún día alguien lo encuentre, una cosita arrugada en una bolsa Ziploc, y puedan demostrar que no me comí el tomate espacial", bromeó en octubre medio.

¡Misterio resuelto!

Y Moghbeli se apresuró a limpiar el nombre de Rubio después de anunciar el descubrimiento.

A nuestro buen amigo Frank Rubio, que regresó a casa, lo han culpado durante bastante tiempo de comerse el tomate, pero podemos exonerarlo", dijo.

Moghbeli no ofreció detalles sobre dónde se encontró el tomate ni en qué condiciones se encontraba, pero al menos se sabe que no es algo que alguien querría comer.

En esta nota