Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / Astronomía

LHS 3154b: Por qué este planeta que no debería existir y existe

Este descubrimiento desafía las teorías convencionales de formación planetaria.

TEXAS.-Un equipo de astrónomos ha descubierto un planeta masivo, más de 13 veces más pesado que la Tierra, orbitando alrededor de una estrella roja tenue conocida como LHS 3154.

Este descubrimiento desafía las teorías convencionales de formación planetaria, ya que la estrella M, nueve veces menos masiva que el Sol, no debería tener suficiente material en su disco planetario para dar origen a un planeta tan imponente.

El instrumento clave en este descubrimiento es el "Habitable Zone Planet Finder," diseñado y construido por el equipo de astrónomos en la Universidad Estatal de Pensilvania.

El Imparcial: imagen de artículo

Este instrumento tiene la capacidad única de detectar luz en longitudes de onda más allá de la sensibilidad humana, específicamente en el infrarrojo cercano, donde las estrellas tenues emiten la mayor parte de su luz.

Utilizando la técnica de velocidad radial de Doppler, el instrumento mide el sutil cambio en la velocidad de la estrella causado por la atracción gravitacional del planeta.

Este método ha demostrado ser efectivo para la detección de exoplanetas, y en este caso, reveló la presencia de un gigante planetario alrededor de LHS 3154.

¿Por qué el LHS 3154b desafía teorías de formación planetaria?

Lo más intrigante es que este planeta, apodado LHS 3154b, desafía las teorías establecidas de formación planetaria.

Las simulaciones por computadora realizadas por el equipo sugieren que un planeta de esta magnitud requeriría un disco de formación planetaria al menos 10 veces más masivo de lo que se considera típicamente en observaciones directas.

Este descubrimiento no solo abre nuevas preguntas sobre cómo se forman los planetas alrededor de estrellas tenues, sino que también arroja luz sobre la posibilidad de planetas habitables en zonas alrededor de estrellas más pequeñas y comunes en nuestra galaxia.

A medida que los astrónomos continúan desafiando las expectativas y explorando los rincones más oscuros del cosmos, este descubrimiento plantea interrogantes fascinantes sobre la diversidad y complejidad del proceso de formación planetaria en el vasto universo que habitamos.

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota