GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Cometa ZTF

Plan B

Metro de la CDMX

Lisa Loring

El agua de lluvia ya no es potable en ningún lugar de la Tierra

En la atmósfera existen  sustancias químicas asociadas con una gran gama de daños graves para la salud, como el cáncer, la infertilidad y el aumento del colesterol.

Avatar del

Por Redacción/GH

(Pixabay)

| Pixabay

Investigadores de la Universidad de Estocolmo (Suecia) y la ETH Zúrich (Suiza) publicaron en la revista Environmental Science & Technology un estudio en el que explican que el agua de lluvia ya no es potable en ningún lugar del planeta, ni siquiera en regiones como la Antártida o la meseta tibetana.

Todo esto es el resultadi de la presencia en la atmósfera de sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) de origen antropogénico. Son compuestos químicos que se han asociado con una gran gama de daños graves para la salud, lo cual incluye desde dificultades para el aprendizaje hasta cáncer, infertilidad, aumento del colesterol y problemas del sistema inmunitario.

"Durante los últimos 20 años ha habido en el agua potable una alteración asombrosa de los valores de referencia admisibles para PFAS. Por ejemplo, el valor para (…) el ácido perfluorooctanoico (…) ha disminuido 37,5 millones de veces en los EE.UU.", dijo Ian Cousins, autor principal del estudio y profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Estocolmo.

Se considera de este modo que la cantidad de PFAS en el medio ambiente está ahora muy por encima de los niveles aceptables.

Te puede interesar: Las videollamadas contaminan más de lo que imaginas

"Según las últimas pautas (…) el agua de lluvia en todas partes se consideraría insegura para beber", expresó Cousins.

Luego de varios años de trabajos de laboratorio y de campo, los investigadores encontraron que los niveles en la atmósfera de algunas PFAS dañinas no están bajando, a pesar de que su principal fabricante, la multinacional estadounidense 3M, dejó de producirlas hace ya veinte años.

Esto se debe a que las PFAS son altamente persistentes, y a los procesos naturales que las reciclan constantemente de vuelta a la atmósfera desde la superficie del océano o de la tierra, indica RT.

Jane Muncke, directora general de la Fundación Food Packaging Forum en Zúrich (Suiza), quien no participó en la investigación, concluye que es inaceptable que "unos pocos se beneficien económicamente mientras contaminan el agua potable de millones de personas". Por ello, reclamó, los costos de reducir las PFAS en el agua "hasta niveles que sean seguros (…) deben ser pagados por la industria que produce y usa esos químicos tóxicos"

En esta nota

Comentarios