Tendencias
Cintilla de tendencias

Vicente Fox

Américo Villarreal

Horario de Verano

Aislinn Derbez

Delfines usan silbidos característicos para representar a otros delfines, de manera similar a como los humanos usan los nombres

Dentro de los primeros meses de vida, los delfines inventan sus propias llamadas de identidad específicas, llamadas silbidos característicos.

Avatar del

Por The Conversation

Dentro de los primeros meses de vida, los delfines inventan sus propias llamadas de identidad específicas, llamadas silbidos característicos.(Pixabay)

Dentro de los primeros meses de vida, los delfines inventan sus propias llamadas de identidad específicas, llamadas silbidos característicos. | Pixabay

WASHINGTON.-"Los silbidos característicos de los delfines nariz de botella acaban de pasar una prueba importante en la psicología animal. Un nuevo estudio realizado por mis colegas y por mí ha demostrado que estos animales pueden usar sus silbidos como conceptos de nombre", dijo Jason Bruck, profesor Asistente de Biología en la Universidad Estatal Stephen F. Austin.

"Al presentar los sonidos de los silbidos característicos a los delfines, mis colegas Vincent Janik, Sam Walmsey y yo demostramos recientemente que estos silbidos actúan como representaciones de las personas que los poseen, de forma similar a los nombres humanos. Para los biólogos del comportamiento como nosotros, este es un resultado increíblemente emocionante. Es la primera vez que este tipo de denominación representacional se encuentra en cualquier otro animal además de los humanos", indica el científico.

El significado de un nombre

Cuando escuchas el nombre de tu amigo, probablemente te imaginas su cara. Del mismo modo, cuando hueles el perfume de un amigo, eso también puede provocar una imagen del amigo. Esto se debe a que los humanos construyen imágenes mentales de los demás utilizando más de un sentido. Toda la información diferente de sus sentidos que está asociada con una persona converge para formar una representación mental de ese individuo: un nombre con una cara, un olor y muchas otras características sensoriales.

Dentro de los primeros meses de vida, los delfines inventan sus propias llamadas de identidad específicas, llamadas silbidos característicos. Los delfines a menudo anuncian su ubicación o saludan a otras personas en una manada enviando sus propios silbidos característicos. Pero los investigadores no han sabido si, cuando un delfín escucha el silbido característico de un delfín con el que están familiarizados, imaginan activamente al individuo que llama.

"Mis colegas y yo estábamos interesados en determinar si las llamadas de delfines son representativas de la misma manera que los nombres humanos invocan muchos pensamientos de un individuo", comenta Bruck.

Delfines usa silbidos característicos para identificarse.

No hay dos silbidos de firma iguales.

Debido a que los delfines no pueden oler, dependen principalmente de silbidos característicos para identificarse entre sí en el océano. Los delfines también pueden copiar los silbidos de otro delfín como una forma de dirigirse entre sí.

"Mi investigación anterior mostró que los delfines tienen una gran memoria para los silbidos de los demás, pero los científicos argumentaron que un delfín puede escuchar un silbido, saber que suena familiar, pero no recordar a quién pertenece el silbido. Mis colegas y yo queríamos determinar si los delfines podían asociar los silbidos característicos con el dueño específico de ese silbido. Esto abordaría si los delfines recuerdan o no y mantienen representaciones de otros delfines en sus mentes", subraya Jason Bruck.

Los investigadores descubrieron que los delfines pueden identificarse entre sí nadando y probando la orina. Pixabay
Los investigadores descubrieron que los delfines pueden identificarse entre sí nadando y probando la orina. Pixabay

La orina como identificador

"Lo primero que teníamos que hacer mis colegas y yo era encontrar otro sentido que los delfines usan para identificarse entre sí. En las décadas de 1980 y 1990, los investigadores que estudiaban a los delfines giradores en Hawái notaron que los delfines ocasionalmente nadaban entre la orina y las heces de los demás con la boca abierta. Usando estas observaciones como trampolín, mis colegas y yo decidimos probar si los delfines podían identificarse entre sí a partir de la orina", menciona el experto.

"Comenzamos recolectando orina de delfines bajo cuidado administrado y simplemente vertiendo pequeñas cantidades en las lagunas donde viven los delfines. Los delfines mostraron interés de inmediato y, con poco entrenamiento, rápidamente comenzaron a seguir al equipo de investigación cada vez que llevábamos postes con vasos llenos de orina. Cuando vertíamos orina en el agua, los delfines abrían la boca y nadaban a través del penacho de orina", agrega.

"Luego, nuestro equipo obtuvo orina de delfines en otras instalaciones para ver si los sujetos podían diferenciar entre orina familiar y desconocida. Los delfines pasaron más del doble de tiempo con la boca abierta probando orina familiar en comparación con orina desconocida, proporcionando la primera evidencia de que los delfines pueden identificar a otros individuos por el gusto".

"Con esto, mis colegas y yo teníamos lo que necesitábamos para probar la representación en los silbatos característicos", añade.

Al emparejar muestras de orina, en la taza al final del poste, con los sonidos de los silbidos característicos reproducidos desde un altavoz submarino, fue posible probar si los delfines reconocerían si la orina y el silbido fueran del mismo individuo. Pixabay
Al emparejar muestras de orina, en la taza al final del poste, con los sonidos de los silbidos característicos reproducidos desde un altavoz submarino, fue posible probar si los delfines reconocerían si la orina y el silbido fueran del mismo individuo. Pixabay

Emparejamiento de orina y silbidos

Estudios previos en niños han utilizado con éxito múltiples sentidos para mostrar que los bebés prelingüísticos pueden formar representaciones conceptuales de personas. "Mis colegas y yo usamos este tipo de trabajo como base teórica para nuestro segundo experimento", afirma el biólogo.

"En nuestro experimento, el equipo primero llevó a un delfín a un altavoz antes de verter una pequeña cantidad de orina en el agua. Después de que el delfín probó la orina, rápidamente reproducimos el sonido del silbido característico de otro delfín. A veces, ese silbido sería del mismo individuo que la muestra de orina. Otras veces la orina y el silbido no coincidían. El objetivo era probar si los delfines reaccionaban de manera diferente si la orina y el silbido provenían del mismo delfín en comparación con si la orina y el silbido provenían de dos delfines diferentes. Si hubiera una diferencia consistente en cuánto tiempo los delfines revolotearon cerca del hablante en los escenarios coincidentes o no coincidentes, indicaría que los delfines sabían y reconocían cuando un silbido y una muestra de orina eran del mismo individuo, de la misma manera que una persona podría conectarse el nombre de un amigo al perfume favorito de ese amigo".

"Descubrimos que, en promedio, cuando la orina y el silbido coincidían, los delfines pasaban unos 30 segundos investigando al hablante. Cuando hubo un desajuste, solo se quedaron durante unos 20 segundos", indica.

El hecho de que los delfines reaccionen consistentemente con más fuerza a las coincidencias que a las discrepancias indica que entienden qué silbidos corresponden a qué orina. Esto usa el mismo marco que otros estudios que usan información sensorial coincidente para demostrar que los animales tienen representaciones mentales de los individuos.

Pero lo que hace que los delfines sean diferentes es que no solo combinan cualidades físicas: cara con olor, por ejemplo. Están haciendo esto con silbidos característicos que ellos mismos inventan. Así como puedes escuchar un nombre e imaginar una cara con todos los recuerdos asociados, los delfines pueden escuchar un silbido característico y coincidir con la señal de orina.

¿Lenguaje de delfines?

"Este trabajo demuestra que los delfines tienen señales creadas por ellos mismos que son representativas, al igual que los humanos han inventado nombres que son representacionales. La representación abre la posibilidad de que los delfines puedan teóricamente hacer referencias a terceros delfines, donde dos delfines que se comunican se refieren a un tercer delfín que no está en las inmediaciones. Si los delfines pueden referirse a delfines que no están cerca de ellos en este momento, esto sería similar al viaje mental en el tiempo que hace una persona cuando habla de un amigo que no ha visto en años", menciona el experto.

"Los silbidos característicos representan el aspecto más lingüístico de la comunicación entre delfines que se conoce actualmente. Sin embargo, la comunidad científica sabe poco sobre las llamadas sin firma de los delfines o las funciones de sus otras señales acústicas. Con más investigación sobre cómo los delfines se comunican con el sonido, así como con los productos químicos, puede ser posible comprender mejor la mente de estos mamíferos", finaliza.

Artículo original publicado en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios