Tendencias
Cintilla de tendencias

Tiroteo en Texas

Cumbre de las Américas

Asaltos en Edomex

Precio de la gasolina

¿Cómo serán los videojuegos del futuro?

El campo de los videojuegos evoluciona a un ritmo vertiginoso, estas son algunas de las propuestas para los próximos años

Avatar del

Por El Imparcial

¿Cómo serán los videojuegos del futuro?

¿Cómo serán los videojuegos del futuro?

Mucho han cambiado las cosas en el campo de los videojuegos desde 1950, cuando unos pocos privilegiados pudieron disfrutar de títulos como NIM, OXO o Tennis for two. El avance de la tecnología y la profesionalización del sector han provocado que la industria haya evolucionado a un ritmo vertiginoso durante los últimos años, ofreciendo al usuario títulos cada vez más ambiciosos. Y el futuro pinta esperanzador.

El Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas, ha sido testigo de las propuestas de distintas compañías sobre lo que debe ser la industria de los videojuegos en un futuro no muy lejano. Propuestas en las que los mandos pasan a un segundo plano y en las que el jugador se convierte en el personaje principal de la trama. ¿Cuáles de ellas llegarán a imponerse? Estas han sido algunas de las más destacadas.

El traje que lleva a una nueva dimensión

Una de las propuestas que más ha llamado la atención durante el CES ha sido Teslasuit. Un traje, que parece sacado de una obra de ciencia ficción, que promete al jugador disfrutar de la experiencia de los videojuegos como nunca. Todo ello gracias a su avanzado sistema de retroalimentación háptica y un sinfín de sensores, mediante los que el traje es capaz de transmitir las sensaciones del mundo virtual al cuerpo humano. 

Gracias a los pequeños impulsos eléctricos controlados por un pequeño ordenador integrado en el traje, el Teslasuit permite al jugador sentir la temperatura ambiente del juego, así como el impacto de la lluvia o del viento sobre el cuerpo. Pero no solo eso. El sistema de retroalimentación háptica es capaz de modular el rango de sensaciones para que podamos distinguir entre el tacto suave, el pesado o el ligero. En definitiva, el traje se encarga de estimular grupos musculares específicos para que podamos disfrutar de una experiencia única, indica Cadena Ser.

Los mandos pasan a un segundo plano

Mientras que Nintendo, Sony y Microsoft apuestan por mandos cada vez más sofisticados, la empresa británica BrainCo entiende que el futuro pasa por controlar los videojuegos con la mente. Todo ello gracias a una tecnología conocida como interfaz cerebro-ordenador, que permite a un sensor leer las ondas cerebrales del jugador para procesarlas e interpretarlas posteriormente en una máquina o un ordenador.

Durante la última edición del CES, la compañía se ha aprovechado de esta tecnología para crear una especie de Scalextric que se controla desde nuestro cerebro mediante un sensor encargado de enviar nuestras de ondas cerebrales a un ordenador central. Un ordenador que otorgará una mayor o menor velocidad a nuestro vehículo en base a nuestro nivel de concentración. Por lo tanto, en este juego no ganará el más habilidoso, sino el que mayor capacidad de concentración tenga sobre la pista.

Nos enfrentaremos a las máquinas, esta vez de verdad

En febrero de 1996, el superordenador Deep Blue pasaba a la historia después de convertirse en la primera máquina capaz de derrotar a un campeón de ajedrez de la talla de Gary Kaspárov. Desde entonces, el campo de la computación y la robótica ha evolucionado de tal manera que ya no nos sorprende que una máquina pueda vencer a un humano en cualquier tipo videojuego.

El próximo paso es que las máquinas salgan de la pantalla y se enfrenten contigo cuerpo a cuerpo. Esa es al menos la visión de futuro de la empresa japonesa de electrónica Omrom, que llegaba al CES con un robot capaz de jugar al ping pong con una destreza que asombró a los asistentes al evento. Para poder hacer frente al humano, el robot analiza los sensores equipados en su pala y mide cada uno de sus movimientos a través de sus cinco cámaras. De esta manera, el robot puede moverse libremente por la pista para acabar contigo.

En esta nota

Comentarios