No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tecnología

Brasil carece de equipo para realizar pruebas de coronavirus

Un informe del Ministerio de Salud emitido el viernes dijo que Brasil actualmente puede llevar a cabo 6,700 pruebas COVID-19 por día, pero que necesitará procesar hasta 30,000-50,000 pruebas diarias durante el pico del brote, que se espera en junio.

Avatar del

Por AP

Brasil carece de equipo para realizar pruebas de coronavirus

Brasil carece de equipo para realizar pruebas de coronavirus

RÍO DE JANEIRO.- Los funcionarios de salud brasileños que lidian con el nuevo brote de coronavirus han emitido una severa advertencia sobre la falta de camas de hospital, máscaras, dispositivos de prueba y personal capacitado en la nación más grande de América Latina.

Un informe del Ministerio de Salud emitido el viernes dijo que Brasil actualmente puede llevar a cabo 6,700 pruebas COVID-19 por día, pero que necesitará procesar hasta 30,000-50,000 pruebas diarias durante el pico del brote, que se espera en junio.

Esta última evaluación del sistema público de salud plantea serias dudas sobre su capacidad para enfrentar el brote en un país de casi 210 millones. También exige el mantenimiento de medidas de cuarentena en los estados más afectados, desafiando el enfoque más relajado del virus del presidente Jair Bolsonaro.

Bolsonaro comparó el nuevo coronavirus con una "pequeña gripe" y atacó públicamente a los gobernadores que introdujeron medidas de cuarentena, como en Sao Paulo y Río de Janeiro, dos de los grupos más grandes del país.

Hasta el sábado por la tarde, el ministerio de salud había reportado 10,278 casos confirmados y 431 muertes. Pero el brote aún está en su fase inicial, según el informe, y los hospitales del país no están listos para manejar un pico.

Los funcionarios señalaron una escasez de profesionales de la salud capacitados "para manejar equipos de ventilación mecánica, fisioterapia respiratoria y atención de enfermería avanzada" para pacientes críticos, mientras que las unidades de cuidados intensivos y las camas de hospitalización general "no están estructuradas adecuadamente o en cantidades suficientes".

La evaluación, realizada de conformidad con las directivas de la Organización Mundial de la Salud, dijo que los problemas logísticos habían impedido que los hospitales adquirieran suficiente equipo de protección personal, "colocando a los trabajadores en un grupo de riesgo importante".

Las autoridades están buscando alianzas entre los sectores público y privado para abordar la escasez en las capacidades de prueba, pero dichos acuerdos no darían frutos por lo menos durante otras dos semanas, dijeron.

Las autoridades dicen que estudios anteriores de influenza, otra enfermedad respiratoria causada por una infección viral, muestran que el tamaño continental de Brasil y los climas variados (templado, subtropical y ecuatorial) significan que la enfermedad COVID-19 probablemente se propagará y alcanzará su punto máximo en diferentes épocas del año, en diferentes regiones, lo que hace más difícil para las autoridades preparar un plan nacional.

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía y muerte.

Bolsonaro se ha aislado cada vez más políticamente al mantener que los empleos y la economía deben prevalecer y que Brasil "no puede parar".

Su mensaje y apariciones públicas que lo muestran con simpatizantes están en desacuerdo con las recomendaciones del ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta. Las tensiones entre los dos hombres han aumentado cuando Mandetta, hasta hace poco una tecnócrata en gran parte desconocida, surgió como una figura tranquilizadora en medio de una crisis de salud pública.

El ministro ha obtenido apoyo entre los brasileños con actualizaciones diarias sobre el coronavirus, lleno de detalles técnicos, mejores prácticas y recomendaciones de autoridades como la Organización Mundial de la Salud.

En una entrevista radial, Bolsonaro dijo que su ministro de salud carecía de "humildad". Mandetta, consultado sobre la declaración del presidente, dijo que no renunciaría: "Un médico no abandona a su paciente".

En el informe del viernes, el ministerio de salud instó a todos los estados a mantener medidas de autoaislamiento. "Las estrategias de distanciamiento social adoptadas por los estados y municipios contribuyen a evitar el colapso de los sistemas de salud locales", dijo el informe, citando los esfuerzos para combatir el virus en Italia, España, China y la ciudad de Nueva York.

En esta nota

Comentarios