Tecnología

Astrónomo dice que una nave espacial podría estar entre nosotros

Las declaraciones de Avi Loeb se dieron en medio del descubrimiento del objeto que fue nombrado 'Oumuamua'.

Avatar del

Por El Imparcial

Las declaraciones de Avi Loeb se dieron en medio del descubrimiento del objeto que fue nombrado 'Oumuamua'.

Las declaraciones de Avi Loeb se dieron en medio del descubrimiento del objeto que fue nombrado 'Oumuamua'.

WASHINGTON.-El Jefe del departamento de Astronomía de la prestigiada Universidad de Harvard, Avi Loeb, le dijo al The Washington Post que podría haber vida en el universo y que una nave espacial podría estar entre nosotros.

El científico llamó "modestia cósmica" a la idea “arrogante” de suponer que estamos solos en el universo, o incluso de que somos la única especie.

Loeb explicó que hizo un cálculo para apoyar su teoría de que una nave espacial extraterrestre, puede estar en este momento volando más allá de la órbita de Júpiter.

Las declaraciones de Avi Loeb se dieron en medio del descubrimiento del objeto que fue nombrado 'Oumuamua'.

'Oumuamua' –que significa "primer mensajero desde lejos" en hawaiano- fue el primer objeto interestelar en ingresar al Sistema Solar.

Aunque científicos dijeron que no es una nave espacial alienígena, señalaron que sigue siendo "raro" y un misterio.

El coautor del estudio, el Dr. Matthew Knight, científico investigador asociado en el Departamento de Astronomía de la Universidad de Maryland, dijo: "La hipótesis de las naves extraterrestres es una idea divertida, pero nuestro análisis sugiere que hay toda una serie de fenómenos naturales que podrían explicarlo”.

"Nunca hemos visto nada como Oumuamua en nuestro Sistema Solar. Todavía es un misterio”.

Los científicos creen que podría haber entrado en nuestro Sistema Solar después de haber sido expulsado por un planeta gigante de gas que orbita a otra estrella.

¿Cómo tomaron otros científicos las declaraciones de Avi Loeb?

"'Oumuamua no es una nave espacial extraterrestre, y los autores del artículo insultan una investigación científica honesta", escribió Paul M. Sutter, astrofísico de la Universidad Estatal de Ohio, poco después de la publicación del artículo del The Washington Post.

Sin embargo, Loeb afirmó que no le interesa la opinión de los demás y asegura que no cambiará de opinión.

La conclusión de Loeb es que cree que se mueve demasiado rápido para ser una roca inerte y que se aleja del Sol como si algo la estuviera empujando desde atrás. 

Según el astrónomo, Oumumua es muy inusual y presenta características que lo hacen completamente diferente a cualquier cometa o asteroide como son su velocidad, su atípica trayectoria, no mostrar desgasificación al acercarse al Sol y la ausencia de cola como la de los cometas. Para el astrónomo es tonto pensar que “estamos solos en el Universo”.

¿Qué es Oumumua?

El año 2017, un visitante fantasmal pasó a través del Sistema Solar, y los astrónomos lo observaron desaparecer en el espacio, con la esperanza de recopilar información a medida que abandonaba nuestro sistema. Fue un primer cósmico: El primer asteroide interestelar observado.

Sabemos que en nuestro propio sistema solar quedan restos de los primeros materiales que formaron los planetas.

Cerca del Sol, donde hace demasiado calor para que los hielos permanezcan congelados, estas sobras se llaman asteroides. Más lejos, donde los hielos permanecen sólidos, estos cuerpos se convierten en los núcleos de posibles cometas.

También sabemos que, en ocasiones, la interacción gravitatoria entre estos objetos y los planetas más grandes de nuestro sistema solar puede arrojarlos al espacio interestelar lo suficientemente rápido como para escapar de la gravedad de nuestro Sol. Cuando esto sucede, se convierten en vagabundos interestelares, perdidos en el vacío de la galaxia.

El año antepasado, los astrónomos estudiaron al primero de estos vagabundos de otro sistema planetario descubierto que pasa por el nuestro.

Cuando el telescopio Pan-STARRS detectó el objeto inicialmente en Hawai el 19 de octubre del 2017, los observadores creyeron que era un cometa, uno de los muchos que caen desde los confines de nuestro propio Sistema Solar y que se descubren cada año a medida que acercarse al Sol.

El objeto recién detectado, sin embargo, ya había girado cerca del Sol. Cuando las observaciones no mostraron nada de la confusión normalmente asociada con un cometa en descongelación, se reclasificó como un asteroide.

Pero un examen más detallado de su órbita mostró que este objeto no estaba ligado gravitacionalmente al Sol en absoluto. Simplemente estaba pasando: El primer asteroide observado de otro sistema planetario.

Se le dio el nombre de Oumuamua, que en hawaiano significa algo similar a "primer mensajero desde lejos".

Oumuamua entró a nuestro sistema solar desde la dirección de la estrella Vega, aunque los astrónomos no han podido rastrear su origen en ningún sistema estelar en particular. Después de girar alrededor del Sol, salió del Sistema Solar en dirección a la constelación de Pegaso.

Después de su encuentro cercano con el Sol, Oumuamua viajó a unas 86 mil millas por hora, y los astrónomos lucharon para obtener tantas observaciones como fuera posible y aprender más sobre cómo es este viajero interestelar.

Han confirmado que es relativamente pequeño, de solo un cuarto de milla de largo, y su coloración muestra que es de color rojizo oscuro similar a ciertos asteroides en nuestro propio sistema planetario.

La forma en que varía su brillo indica que está girando y da pistas sobre su forma, que es muy inusual, mucho más alargada que cualquier asteroide que se haya visto antes, posiblemente hasta 10 veces más que su ancho.
 

En esta nota
  • Nave espacial
  • NASA

Comentarios